30
jan
Diario de Navarra

De defensor del valor de las acciones de Endesa ante la OPA de Gas Natural, pasó a ser fichaje estrella del PP. Hace justo un año tomó la decisión de abandonar la Cámara Baja tras una etapa en la política que ya es “página pasada”, aseguraba en Pamplona días antes del pacto entre gobierno y sindicatos sobre la jubilación. Pronunció una conferencia invitado por el think tank Asociación Civismo. Manuel Pizarro Moreno (Teruel, 1951) para entrar en política dejó los cargos que ocupaba como consejero de Telefónica y como vicepresidente de Bolsas y Mercados. “He tenido la suerte de que me he divertido en todo lo que hecho. Hasta en la política he estado a gusto y se ha cumplido todo lo que dije” afirma. Ha vuelto a la abogacía.

 
– La presión sobre la deuda española, aunque con intereses altos, se relaja temporalmente, sube la
bolsa, el euro, crece Alemania y China… ¿Es el inicio del final de la crisis?
Hay muchas crisis superpuestas. De la crisis internacional se va saliendo porque, afortunadamente, los países anglosajones hicieron su limpia en el sistema financiero, pero aquí hacemos las cosas lentas. Otra crisis es la de la competitividad española, la de la balanza por cuenta corriente y las reformas estructurales
pendientes. Y otra la que señala Felipe González: la de la gobernanza de Europa. Hemos buscado como anclaje de la convivencia el euro, pero por sí solo no sirve. Hace falta un convergencia de política fiscal y financiera. Cuando Alemania manda el mensaje de que se van a comprometer con el liderazgo europeo
se animan los mercados. Cuando se vuelve al nacionalismo europeo los mercados van para atrás.
 
– Entonces no observa una luz al final del túnel…
Los mercados están en las bolsas fuertes y las bolsas descuentan lo bueno y lo malo, y en este momento
los mercados dicen que Europa se va a tomar en serio el tener una gobernanza europea y que no se va dejar caer a ningún país .
 
– ¿El lenguaje de Europa ante la crisis es semejante al de España: indecisiones y contradicciones?
La construcción europea es muy complicada. Falta liderazgo y echo de menos a los padres fundadores
de Europa que con generosidad sabían dónde iban. Y en España también. Falta decisión pedagogía y ejemplo. Si un día dices que vas a hacer una cosa y al siguiente lo contrario esa indecisión de trasmite al exterior. Europa siempre ha avanzado así: primero ha sido el problema y después la solución.
 
– Más que en la deuda-país, ahora se focaliza la preocupación en la deuda de las autonomías y en su
viabilidad.
Esto es como en las familias, cuando hay tesorería es que la economía va bien. El desempleo y
la liquidez son los efectos de una buena o mala gestión. Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y la crisis lo que conlleva es un ajuste que no es problema de autonomías sí o no, o de lo
público o lo privado, es un problema de buena o mala gestión. Y buena gestión es tener equilibrio presupuestario y mala gestión es tener un déficit de un10%y eso es aplicable a una empresa, a una familia y a un país .
 
– ¿Cómo se encara la deuda?
Gastando un euro menos de lo que se gana. Lo que haría un ama de casa. Debemos ver qué es lo esencial y lo esencial es el bienestar, la sanidad, las pensiones y la educación. Pero piense que una plaza universitaria cuesta 12.000 euros y el estudiante paga 1.000, y hay mucha gente que no va a clase. Y no puede tener cada español la farmacia en casa porque no hay país que aguante eso. Tampoco puede ser el prejubilarse con dinero público cuando se están bajado pensiones y sueldos de funcionarios. Y sobre las cuentas de la administraciones públicas,que se ajusten a lo que ganan. Al final no es lo que quieres hacer sino lo que puedes hacer. Acomodar el nivel de vida a lo que se tiene.
 
– Inyección millonaria del Gobierno a las cajas de ahorro. ¿Irremediablemente el destino de las cajas es convertirse en bancos?
 
Hay que tender al equilibrio natural. Quien pueda ser caja que siga siendo caja y el que no pueda que  busque dinero fuera emitiendo cuotas participativas o convirtiéndose en sociedad anónima y buscar capital. Y, con el que sea necesario, no que pongan dinero público, sino que el Banco de España lo intervenga, lo sanee y lo ponga en el mercado. Pero lo que no se puede hacer es poner dinero público para el que lo hace mal haciendo competencia desleal al que lo ha hecho bien. Creo en el principio de la destrucción creativa: el que lo ha hecho mal se tiene que ir para dejar hueco al que lo ha hecho bien.
 
– ¿Cómo observa la fórmula y la marca Banca Cívica?
De lo que no conozco lo mejor es no opinar. Puedo opinar de Ibercaja que es la que he presidido, de las pocas que no ha tenido que pedir dinero público ni ir al Banco Central Europeo porque tiene su plan tanto de solvencia como de liquidez; unos parámetros que tiene que tener muy claro toda entidad financiera.
 
– ¿Una crisis tan fuerte, con un 20% de paro, habría atropellado también al PP?
 
No. Lo digo claramente. La crisis del 2000 aquí no la notamos porque nos cogió con poca deuda pública,
sin tirar el dinero público y anticipando los acontecimientos. Y si ves que viene una crisis, lo que tienes que hacer es poner a todo el sistema financiero en liquidez y capitalizar. Y no negar la crisis. Y de las crisis se sale con decisión, no con indecisión esperando que cambie el tiempo fuera para ver si mejora aquí. Y creo que una sociedad que no premia al que lo hace bien y no castiga al que lo hace mal es una sociedad sin pulso que no sabe por dónde tiene que ir.
 
– Cada vez se reclama más un apoyo del PP a medidas del gobierno porque son las que pueden aliviar
el panorama del PP en el poder. ¿La confrontación política ayuda en este momento?
La sociedad está pidiendo madurez en los políticos y que en lo básico haya acuerdo, pero lo tienen que favorecer, sobre todo, los que están en el poder. Proponer y la oposición contestar, pero cuando se cambia de política todos los días es muy complicado. Y la gente con la que competimos, que no es Francia, que es
China o India, van a una velocidad asombrosa. Y recuerdo que un país que compra más de lo que vende, gasta más de lo que ingresa no puede funcionar.
 
– Experto en energías. ¿Hasta qué punto debe subir el barril de petróleo para que las renovables resulten plenamente rentables?

En seguida. Cuando las eólicas están en 3.000 horas de utilización, y con un barril a 100 dólares, ahí hay un margen de rentabilidad. El sector eléctrico es fundamental pero si hay 6.000 millones de déficit es porque que hay 6.000 millones de subvenciones. En el recibo ves que más de un 40% son costes que se trasladan al consumidor que no son propiamente de la energía. A la gente hay que preguntarle qué energía quiere, si desea hidráulica a 6 euros megavatio, nuclear a 30 euros, de gas a 60 euros, eólica a 90 o fotovoltaica a 450. Pero igual uno no quiere ni que le inunden el valle ni tener una nuclear al lado ni molinos de viento porque le molestan.

EL NAVARRO INSPIRA CONFIANZA

Convencido de que a navarros y aragoneses les une lo que a otros separa: el Ebro, sus canales y los Pirineos, no esconce su orgullo por haber contribuido a que la estación de esquí de Formigal supere en
visitantes a Baqueira, aplicando una política de reparto del turismo todo el año. “El navarro es parecido al aragonés: gente recia y de palabra, trabajadora y que inspira confianza”. Esa confianza la traslada como un valor a la hora de proyectarse al exterior y negociar recordando su etapa de abogado del Estado en la elaboración del Amejoramien- to del Fuero . “Es una confianza hasta constitucional con un sistema administrativo especial. Y cuando uno es leal es fácil el acuerdo. El trato es cumplir con la palabra dada. El
lema de la bolsa significa que las palabras permanecen y los pactos se cumplen. Y la cultura del pacto en Navarra es sagrada como en Aragón”. Desde el punto de vista económico, en su opinión, “Navarra es
una comunidad fiable, que va en la buena dirección, que, pese a los problemas, está saliendo adelante con el nivel de paro elmás bajo de España”.