Volver

Eventos

Premio Sociedad Civil 2012 | Esperanza Aguirre

19
jun
 Museo de la Ciudad de Madrid 19/06/2012 20:00h

Civismo ha entregado la primera edición del Premio Sociedad Civil a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa ha entregado el Premio Sociedad Civil 2012 a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, por haber convertido esta región en una “ciudadela de la libertad”. El acto estaba organizado por el think tank Civismo, que le otorgaba el galardón, entre otras razones, porque Madrid ha sido la primera región en el Índice de Libertad Económica que elabora el Civismo.

En palabras del vicepresidente de Civismo, Carlos Espinosa de los Monteros, Aguirre de esta forma ha contribuido “de manera decisiva al ensanche de la libertad de la sociedad civil y de la presencia de la iniciativa privada en España”. De hecho, el propio Vargas Llosa dijo que la primera vez que la escucho hablar se preguntó: “¿Quién es esta Juana de Arco de la libertad?”. Con el paso de los años, admitió, su respeto y admiración por Aguirre no han hecho sino crecer.

El peruano añadió que una de las principales virtudes de Aguirre es la tolerancia. “Esto no significa ser débil –puntualizó-,  de Esperanza admiramos su coraje para enfrentarse a sus adversarios con razones”. Personalmente, Vargas Llosa destacó que si admira tanto a Aguirre es “por haber arrebatado a los enemigos de la libertad el monopolio de la justicia social”, creando empleo o dando a las empresas un marco estable, que es “la única manera efectiva de combatir la pobreza y la discriminación económica”. En este sentido, señaló que “el liberalismo es una flor tardía que no tiene un arraigo muy profundo, pero que ha contribuido a los mayores avances de la humanidad”. “Un pensamiento que no tiene como único objetivo la libertad de los mercado, sino la de las personas”, recalcó.

Cuando recibió el premio, Aguirre no disimuló su satisfacción por “haber contribuido a incrementar el protagonismo de los ciudadanos y a limitar el intervencionismo de los poderes públicos”. La presidenta de Madrid quiso dejar claro que la crisis no se puede solucionar si los ciudadanos abdican de sus responsabilidades y se conviertan en “niños pequeños ante el Estado. En caso contrario, “se cae en un Estado hipertrofiado, en el que desaparece el espíritu creativo y emprendedor”. Aguirre incidió en algunos de sus logros: “nueve años bajando impuestos en la medida de lo posible”, la libertad de elegir médico o colegio, eliminar trabas para crear empresas y libertad de horarios comerciales.

Por eso mismo, la vía para superar esta situación es “dar protagonismo a los ciudadanos y limitar la actuación de los poderes públicos, que han gastado más de lo que podían y deben reducir su gasto”.