03
ene
Libertad Digital

El Gobierno aprueba este viernes la reforma financiera, una de las más urgentes que necesita España para poder salir de la crisis. Los términos de este texto provocan división ante su desarrollo y sobre si ésta será suficiente para frenar esta sangría. Por ello, los economistas de referencia del grupo Libertad Digital han hecho una valoración de esta reforma. En general, dan el aprobado al Gobierno aunque creen que se podía haber hecho más. Por ejemplo, Francisco Cabrillo pone a esta reforma entre un 7 y un 8. De este modo, el presidente del grupo Libertad Digital asegura que “la reforma financiera, como decimos en LD, tiene el mérito de que adelanta plazos. Eso es positivo”. Además, añade que “no va a grandes cosas, casi todo lo que se va a hacer era bastante previsible”, y concluye que “se tenía que haber hecho antes y quizás se quede corta, pero creo que se merece un notable”. Por su parte, Alberto Recarte, consejero fundador de LD, le daría un 6,5 ó 7. “Creo que sólo anticipa los resultados que en cualquier caso se iban a producir en el sistema financiero español”, asegura. Esta parte es la que considera que se merece la mejor nota. Pero añade que “la menor nota en cambio es porque creo que el sistema financiero lo que necesita no son 50.000 millones sino, probablemente, 70.000 u 80.000”. Emilio J. González también da un notable a la medida, concretamente un 7. El colaborador de Es la Mañana de Federico de esRadio indica que por fin hay plazos más cortos para poner en orden el sector financiero y también para valorar los pisos y todos los inmuebles a precios de mercado que era una cosa que se necesitaba para sanear el sistema financiero”. Por ello, explica que da un 7 a esta reforma porque, “aunque no se va a crear el banco malo, se va a tener que seguir invirtiendo dinero”. Por último, John Müller da igualmente un 7 a la reforma financiera. “Pretende reactivar el mercado inmobiliario por la vía de que bajen los precios, algo que hasta ahora habían sostenido artificialmente los bancos y cajas que estaban enladrillados. Creo que esto les va a resultar”, dijo. Sin embargo, añade que “lo que no tengo tan claro es el otro objetivo del ministro”. “Que fluya el crédito hacia la sociedad para que se creen empresas y puestos de trabajo no lo tengo tan claro”, afirma, para añadir, finalmente, que no existe ningún mecanismo que vaya a obligar a las cajas a dar crédito. “Creo que hacen falta otras medidas que tendrá que tomar el Gobierno”.