06
jul
La Tribuna de Toledo

El laboratorio de ideas Think tank Civismo sostiene que la reducción de la tasa no reparará las subidas de IVA que han golpeado a los ciudadanos desde el inicio de la crisis.

La recién anunciada medida de Mariano Rajoy, de adelantar la reforma del IRPF seis meses, se traduce, según el laboratorio de ideas Think Tank Civismo, en un ahorro para el contribuyente medio español de 71 euros anuales.

Además, el conjunto de reformas del Impuesto sobre la Renta, tanto estatales como autonómicas, suponen para el declarante medio un descuento de 244 euros anuales, frente a lo que tributaba en 2010. El organismo Civismo avanzó que para el cálculo de este dato se ha tenido en cuenta a un ciudadano que gane unos 24.400 euros brutos y tenga un hijo.

A la hora de determinar la media nacional se consideró el Impuesto sobre la Renta (IRPF) de cada una de las 17 Comunidades Autónomas. Las dos subidas del IVA de 2010 y 2012 supusieron un desembolso extra de 572 euros: 196 euros por la subida de Zapatero y 376 por la de Rajoy.

Cristina Berechet, jefa de investigación de Think Tank Civismo, consideró que «las reformas del IRPF emprendidas por el Ministerio de Economía no reparan las subidas del IVA que han golpeado con fuerza a las clases medias y bajas desde el inicio de la crisis. Así, en 2016 los españoles trabajarán cinco días más para el Estado que en 2010».

Con este último ajuste, los impuestos laborales siguen siendo «excesivos» y «desincentivan el esfuerzo», porque una buena parte de los ingresos generados serán para el fisco, subrayó Berechet.

La renta media per cápita española tributa al mismo nivel que en Finlandia o Suecia, con la única diferencia de que en estos países es un 70% superior a la nuestra. En cambio, en el Reino Unido, con un coste laboral parecido al del asalariado nacional (tan solo un 11% más elevado), sus trabajadores pagan 10 puntos porcentuales menos en impuestos. Esto es posible porque los británicos disfrutan de una exención de IRPF y también de la Seguridad Social para las rentas más bajas, algo que no sucede en nuestro país.

La nueva iniciativa del Gobierno no afectará a los más de ocho millones de personas que ganan menos de 12.000 euros, ya que se suprimió la tributación de este colectivo (mínimo exento) en la reforma de 2015. Ymuy poco lo notarán los declarantes entre 12.000 y 15.000 euros, que percibirán unos cuatro euros más al mes.

El proyecto se justifica en que la recaudación tributaria en los últimos trimestres ha mejorado gracias al alza del consumo. Hasta mayo, la caja del IVA subió un 5,1% en términos homogéneos y un 1,2% los ingresos por los impuestos especiales (hidrocarburos, alcohol, luz o tabaco). Pero, por IRPF, tras la aplicación desde enero de la primera parte de la reforma, la recaudación solo creció un 0,1%, pese al medio millón de empleos más que hay en España.

INCENTIVO

El adelanto de Rajoy, anticipándose a lo que estaba previsto para 2016, se notará en las nóminas de los asalariados desde el 1 de julio con efectos retroactivos. El incentivo ha cogido con el paso vacacional cambiado amuchas empresas que tendrán que acelerar sus procesos informáticos antes de fin de mes para que sus empleados perciban esta mejora de su poder de compra por la bajada del impuesto.

Los cambios también afectarán a los profesionales autónomos si bien, cabe señalar, que este adelanto fiscal no afectará al Impuesto de Sociedades.