04
jul
OkDiario

Es bastante incomprensible, a la vez de indignante, ver cómo uno de los principales motores del crecimiento económico español continúa apagándose mientras que el Gobierno de Pedro Sánchez, con su actitud impasible, sigue haciendo caso omiso a las exigencias de un sector vital para la economía. Un sector que, en la línea de lo pronosticado por la patronal hostelera, prevé unas pérdidas millonarias y una caída de la actividad turística sin precedentes. Una situación bastante compleja, dada la contribución que realiza el turismo a nuestra economía.

Faltan medidas para garantizar la supervivencia de un sector fundamental para el crecimiento y el empleo en España. Resulta curioso que el Ejecutivo, que incluso ha hecho declaraciones diciendo que quiere acabar con el peso del turismo en la economía nacional, siga sin hacer caso a uno de los pocos sectores en los que es líder a nivel global.

El Davos del turismo 

De acuerdo con el Foro Económico Mundial (FEM), así como la Organización Mundial del Turismo (OMT), España se posiciona como el segundo destino turístico más atractivo del mundo, por detrás de Francia. En este sentido, compitiendo con el país galo, la economía nacional se encuentra a la cabeza de las potencias turísticas mundiales, habiendo sido elegida para albergar la sede de la OMT en colaboración con las principales organizaciones y organismos turísticos en el planeta.

Una cumbre que, como definían desde la delegación turística de la Organización de Naciones Unidas (ONU), pretende convertir a España en el Davos del sector turístico.

En juego: el 13% del PIB

La contribución directa del sector turístico al Producto Interior Bruto (PIB) nacional se sitúa en el 13%. Sin embargo, este dato no incluye, por así decirlo, la contribución indirecta, así como todos esos servicios auxiliares que, derivados del turismo, generan ingresos gracias a esta actividad.

Cuando agregamos la contribución directa e indirecta del sector a la economía española se eleva hasta el 25% del PIB. Esto es, una quinta parte de la economía española, a la luz de los datos, se encuentra supeditada al sector turístico.

El turismo, de igual forma que genera crecimiento económico, también tiene un gran peso en los datos de población activa, ya que la contribución que hace dicho sector al empleo es del 14,7%. La estadística muestra que una de cada diez personas que se encuentran empleadas en el país, pertenece al sector turístico. Además, si a esto le añadimos la capacidad del sector para crear empleo y adaptarse a situaciones complicadas, estamos hablando de una parte muy relevante para nuestra economía, aunque algunos dediquen todos sus esfuerzos a únicamente resaltar el «escaso valor añadido del sector».

El sector con la caja a cero 

Así, el sector, de acuerdo con las previsiones realizadas por la patronal hostelera Hosteltur, podría dejarse este año hasta más de 92.000 millones de euros que, como consecuencia directa de la crisis del coronavirus. Un escenario que dejaría las cajas de los negocios a cero ante las pérdidas a las que se enfrenta el sector. Todo esto preocupa a unos empresarios turísticos que, además, presenta unas estructuras más vulnerables, así como unos recursos más limitados al tratarse de pequeñas empresas.

Por tanto, es preciso comenzar a apoyar con más ahínco a un sector. Pues no me cansaré de decirlo, pero hablamos de un sector en el que España parte con una ventaja competitiva y, sin embargo, queremos desecharlo como si de un parásito se tratase. No podemos seguir haciendo oídos sordos a las exigencias de un sector que, dada la naturaleza de la crisis del coronavirus, no puede actuar para compensar las pérdidas previstas.

Golpe a la economía española 

Además, con un 92% de la ciudadanía que dedica sus ahorros al turismo doméstico, ese agregado de un 8% más que proponía Pedro Sánchez, teniendo en cuenta el deterioro que contemplábamos, no compensa las pérdidas que dicho sector debe asumir durante este año. Es momento de atender al sector y de atenderlo con el cariño que se merece. No podemos desechar un sector prioritario como es el sector turístico. Pues, de hacerlo, nuestra economía se verá duramente resentida.


Deja un comentario