08
sep
Vocento

Comenzamos nuevo curso y lo hacemos con malas noticias en la cola del INEM, porque ahora es más larga. En principio, esto no constituye una novedad. Como se ha ido demostrando año tras año en la serie histórica, agosto se trata del peor mes en cuanto a empleo se refiere. El fin del verano conlleva la conclusión de muchos contratos vinculados a la estación estival, con el correlativo aumento en el número de desempleados.

Sin embargo, este año, la cifra ha crecido en 54.371 personas respecto al mes anterior, lo que equivale a un 1,81% más y supone alcanzar los 3.065.804 de parados en nuestro país, de acuerdo con los últimos datos del Ministerio de Trabajo. Se trata del mayor incremento en un mes de agosto desde el año 2010, en plena crisis, cuando el número de nuevos desempleados ascendió a 61.083.

Respecto a la afiliación a la Seguridad Social, esta se ha situado en los 19.320.227 ocupados, lo que implica un descenso de 212.984 afiliados respecto al mes de julio (-1,09%), la bajada más significativa desde 2008. Así pues, el balance es muy negativo, y constata una desaceleración del mercado de trabajo. Un indicio claro de la probabilidad de una próxima recesión.

El desempleo se ha acrecentado en todas las CC AA, excepto en Castilla y León, que ha experimentado una creación de puestos de trabajo irrisoria: 6 personas respecto al mes anterior, seguida de La Rioja. La que está peor es Valencia, que se sitúa a la cabeza del ranking con un aumento del desempleo del 3,59% respecto a julio, seguida de Baleares, con uno del 3,44%; y Cataluña, con un 3,39%. Esto se explica por el mayor peso del sector servicios en estos territorios.

El paro ensombrece agosto
Fuente: Vocento

Por sectores económicos, comprobamos que la mayor parte del colectivo de nuevos desempleados se encuadra en el de los servicios, con una caída en las personas con trabajo del 2,19%. De los 54.371 nuevos desempleados en agosto, 45.707 pertenecían al sector servicios, lo que indica el peso del turismo en el empleo. De hecho, las comunidades no tan turísticas son las
que menos han acusado la bajada: Castilla y León, que, como veíamos, es la única región que, por los pelos, escapa a la variación mensual negativa; Asturias (-0,19%) y La Rioja (-0,19%).

Por otro lado, cabe reseñar el incremento del desempleo entre los menores de 25 años, en un 2,82%, es decir, un total de 6.182 jóvenes parados más. Esto se debe a que este segmento de la población es al que corresponden más contratos temporales de verano y, por lo tanto, resulta el gran damnificado al finalizar la temporada estival. Esto se puede corroborar fijándonos en el tipo de contrataciones que se formalizaron en agosto: de los 1.519.922 nuevos contratos, tan solo 123.277 fueron con carácter indefinido.

Estos números arrojan un panorama que nuestros políticos harían bien en afrontar, y con urgencia. Ya es hora de que pongan fin a esas vacaciones pagadas que disfrutan a costa de los rifirrafes de la formación de gobierno, y vuelvan al trabajo por aquellos que se han quedado sin el suyo. En este agosto no ha habido luz, que diría Faulkner, sino muchas sombras.


Deja un comentario