17
abr
La Razón

El economista Juergen Donges, profesor emérito de Economía Política la Universidad de Colonia (Alemania), aseguró ayer que a Cataluña «no le interesa separarse de España» desde el punto de vista económico, ya que muy probablemente la región quedaría fuera del euro y de la UE.

Donges ofreció una conferencia en el marco de la asamblea general de la Asociación de Empresas de Gran Consumo (Aecoc), donde manifestó que en el resto de Europa no se entiende «muy bien» la necesidad del debate soberanista catalán. Ante unos 200 directivos y empresarios del sector español del gran consumo, Donges explicó que la situación política catalana puede crear incertidumbre y «reacciones» por parte de empresas y bancos instalados en Cataluña, que podrían optar por trasladar su sede ante una hipotética independencia. El ponente, que fue presidente del Consejo de Expertos Económicos de Alemania, afirmó asimismo que «no entiende muy bien» por qué el gobierno catalán transmite siempre un mensaje de tranquilidad y «da esa sensación de que no pasa nada» cuando, en realidad, una Cataluña independiente podría quedar fuera de la zona euro y de la UE. «Pueden seguir con el euro como Andorra, pero que tengan muy claro que en la UE hay un consenso generalizado, por muchas razones, de que no se quiere una desmembración de los países miembros», afirmó. Es por ello, añadió, que en el resto de Europa se analiza y se sigue con atención el tema catalán, pero la conclusión generalizada es que a Cataluña «no le interesa separarse de España».

Por otra parte, las empresas del gran consumo creen que España ha iniciado la recuperación y crecerá «con fuerza» en 2015 y 2016, período en el que esperan que se creen 1,2 millones de empleos, pero advierten de la necesidad de mantener la «ortodoxia» en la política económica para apuntalar este cambio de tendencia. Así lo afirmó el presidente de la Aecoc, Javier Campo, durante la asamblea general de la entidad. Explicó que tras seis años «complicados», marcados por la crisis económica y la caída del consumo, a finales del pasado año los indicadores económicos mostraron los primeros síntomas de mejora y todo indica que esta recuperación se consolidará en 2015, para el que se prevé un crecimiento «sostenido».

Vamos a crecer con fuerza y eso va ayudarnos a corregir uno de los grandes desequilibrios que aún tiene la economía española y que es el paro», señaló Campo, que ve factible que en España se creen más de un millón de puestos de trabajo entre este año y el próximo. Ello, unido a la mejora de la confianza de los consumidores ha de permitir la recuperación del consumo y la mejora de la competitividad de las empresas españolas, que aún tienen el reto de mejorar su productividad.