25
abr
Diario de Navarra

Tras una larga carrera dentro del PSOE y de fundar UPyD, Rosa Díez González (Sodupe, Vizcaya, 1952) ya no tiene carné político, pero recalca que como ciudadana es “política” y así se define. “Incluso cuando pasas de todo estás haciendo política, porque estás decidiendo que otros decidan por ti”.

Siguiendo el título de su conferencia, ¿qué Gobierno de España cree que conviene a Navarra?
El que sea bueno para España. Un Gobierno que garantice más igualdad, más libertad y más progreso para todos los españoles es bueno para Navarra.

¿Pone siglas a ese Gobierno?
No me corresponde, entre otras cosas porque no me siento identificada con ninguna. Mi visión de la situación política actual es que lo que nos jugamos el día 28 tiene poco que ver con lo que tradicionalmente significa la derecha o la izquierda. Los partidos autodeterminados de izquierda, que es esa amalgama en la que están los proetarras, los golpistas, los socialistas, bolivarianos… han convertido esta campaña en una especie de plebiscito sobre la España democrática y constitucional.

Pero no será lo mismo EH Bildu que el PSOE.
No es lo mismo, pero están en el bloque. Entre ellos pueden pactar y pueden hablar.

Entonces ante la pregunta de qué Gobierno conviene a España, ¿lo que está defendiendo es que sea del PP o de Ciudadanos…?
No, lo que yo creo es que el peor Gobierno para España es el que esté sustentado en una persona que no tiene ni principios ni límites, y ese es Sánchez, lo ha demostrado. La moción de censura o querer echar a Mariano Rajoy eran objetivos legítimos. Ahora, si para echar a Rajoy tienes que aliarte con los enemigos de la democracia española demostrados, con quien ha organizado un golpe de Estado y con quien ha sido enemigo mortal de la democracia, tienes que revisar tu objetivo.

Sánchez niega que haya pactado con los independentistas.
Ha pactado y sigue trabajando con ellos y ha sacado todos sus acuerdos con ellos en el Congreso y ahora con los decretos. Afirma en el debate “Yo no he pactado con ellos”, entonces, ¿por qué eres presidente? Quien dice con más claridad que ha pactado es el PNV, porque sus acuerdos tienen contenido económico y político.

¿Cómo ve a Navarra Suma, la alianza electoral entre Ciudadanos, UPN y PP?
Me parece que es una demostración de que estamos en una situación de emergencia, en la que la transversalidad es importante.

¿No hay también una razón práctica, evitar la pérdida de votos por la fragmentación de las opciones de centro-derecha?
Claro. ¿Por qué se unían los nacionalistas? Por eso mismo, es pragmatismo puro, pero, ¿por qué llegas al pragmatismo? Por una situación alarmante desde un punto de vista político, no sólo electoral.

¿Entiende el acuerdo entre un partido foralista como UPN y Ciudadanos, partido que como el que usted fundó, UPyD, ha sido muy crítico con el Convenio Económico navarro y el cupo vasco?
Ciudadanos no ha sido nunca muy crítico. UPyD, sí. Ciudadanos en eso ha sido un poco mediopensionista. De hecho, en las últimas elecciones en las que se presentaron solos decían que iban a mantener el Convenio.

UPyD ¿hubiese podido llegar a este acuerdo electoral con UPN?
Sobre el Concierto y el Cupo, no.

¿Electoral? No lo sé, ya no estoy en UPyD. Prefiero no opinar, porque no me corresponde.

La Audiencia Nacional ha archivado el último fleco judicial que quedaba del caso Caja Navarra sin encontrar ninguna irregularidad, un caso que se abrió tras las denuncias de UPyD y de Kontuz. ¿Fue un error aquella denuncia?
No. Cuando vas a los tribunales con lo que consideras pruebas de que se ha cometido una irregularidad, un hecho denunciable, es porque confías en la justicia y tienes que aceptar la resolución. Tienes que dar la batalla por lo que consideras justo. A veces se pierde teniendo razón.

¿Cree que es lo que ha ocurrido en este caso?
No, no, hablo en general. Simplemente toca acatar. Unas veces se gana y otras se pierde. No sé qué pasará con el juicio de Bankia, pero intentar que hubiera limpieza era necesario.

¿A qué partido va a votar el domingo?
Eso se puede preguntar, pero yo no tengo ningún interés en contestarlo. Votaré, pero ejerzo mi derecho de secreto de voto.


Deja un comentario