17
jun
Actuall

Europa se polariza contra el mundialismo a ritmo de vértigo. La crisis económica y las injerencias -cada vez mayores- de la Unión Europea en la política nacional de los Estados miembros tienen mucho que ver con la aparición de los populismos. Esta deriva la ha plasmado en un estudio el think tank sueco Timbro que posteriormente el español Civismo ha adaptado en España.

El trabajo está basado en el Índice de Populismo Autoritario (IPA) en Europa que analiza el auge de la extrema izquierda y la extrema derecha en el Continente.

Parte de culpa la tiene el déficit democrático de la superestructura de Bruselas y los intentos de inmiscuir su agenda ideológica en países como Hungría o Polonia, que están reaccionando con un rearme nacional frente a la Unión Europea. Otra parte es de la crisis económica, y de la aparición de movimientos antisistema, trufados de revanchismo marxista, como los casos de Grecia o de España (con la aparición de Podemos).

Este informe señala que los cordones sanitarios se están rompiendo en el Viejo Continente, lo que confirma que haya doce gobiernos nacionales europeos en los que el populismo participa de forma directa o indirecta. O que uno de cada cinco parlamentarios nacionales europeos está ya adscrito a partidos populistas de extrema derecha o extrema izquierda.

El análisis abarca 33 países de Europa: los 28 socios de la UE y el resto de democracias liberales identificadas por Freedom House: Islandia, Noruega, Suiza, Serbia y Montenegro. El Indice de Populismo Autoritario considera los resultados de las elecciones legislativas celebradas a nivel nacional en estos 33 países. El periodo abarcado por el informe va de 1980 a 2016.

Grecia, Italia y Chipre se escoran a la izquierda

Uno de los puntos más preocupantes del estudio es el auge de la extrema izquierda. El respaldo electoral al populismo autoritario vinculado al marxismo alcanza en Europa un 6,5%. La tendencia que apuntaba a una progresiva caída del voto a estas opciones se ha invertido a raíz de la crisis económica. Grecia, Italia y Chipre son los países con mayor grado de populismo de corte izquierdista en la tabla.

Por otra parte, el populismo autoritario derechista ha pasado de la marginalidad electoral a cosechar el 12% de los votos emitidos por los ciudadanos europeos. Hungría y Polonia son los países que lideran el ránking de los países con partidos de corte identitario y nacional. Desde 1980 hasta hoy, la extrema derecha europea viene experimentando un crecimiento lento pero constante.

En total, el populismo autoritario, ya sea de izquierdas o de derechas, ya ha entrado en el gobierno de nueve países europeos (Hungría, Polonia, Grecia, Noruega, Finlandia, Letonia, Lituania, Eslovaquia y Suiza). Además, condiciona con acuerdos parlamentarios a otros tres Ejecutivos más (Dinamarca, Portugal y Bulgaria).

Es lo que podría pasar en España, que está en la novena posición, por delante de Francia y de Portugal. En nuestro caso, al contrario que nuestro vecino del Norte, el populismo es de extrema izquierda: el Podemos de Pablo Iglesias. Pero a una semana para las elecciones generales, España podría unirse a los países que tienen en su gobierno a un partido radical.

El 10% de los españoles se declara de extrema izquierda

El voto a formaciones de este corte en España ha pasado en los últimos años del 5% al 25%.Los españoles que se declaraban de extrema izquierda no superaban hace una década el 5%, pero ahora ya son el 10% de la población. Por supuesto, el responsable de esta subida es Podemos, formación de cuño marxista, con ribetes antisistema y feministas.

Este también es el motivo por el que el voto de los jóvenes se está desplazando en masa a formaciones populistas como Podemos. Entre el 35% y el 45% de los electores entre 18 y 34 años se decantan por estas formaciones, mientras que otros partidos apenas obtienen un respaldo de entre el 10% y el 20% entre las generaciones más jóvenes.
Si consideramos el peso del populismo autoritario que encarnan Podemos e Izquierda Uniday analizamos también el populismo separatista (ERC, Compromís, Bildu...) y el populismo carismático (el PRC de Miguel Ángel Revilla), vemos que la comunidad con un mayor nivel de respaldo a opciones populistas es Navarra. A continuación, nos encontramos con País Vasco, Cantabria, Cataluña y C. Valenciana.

Se está produciendo una pinza electoral de corte populista que combina el respaldo a Podemos e Izquierda Unida con los apoyos a partidos separatistas que también enarbolan un discurso de izquierda radical.

En España, el Indice de Populismo Autoritario  ha sido desarrollado por CIVISMO, de la mano de Diego Sánchez de la Cruz.