30
oct
Civismo

La inestabilidad política y la falta de independencia judicial han hecho que España pierda puntos en el Índice Internacional del Derecho a la Propiedad Privada. Este Índice, elaborado por Civismo y otras 80 organizaciones internacionales, bajo la coordinación de la Property Rights Alliance (PRA), determina el grado de nivel de respeto por la propiedad privada por parte de cada país. En 2014, la nota española ha bajado una décima, después de mantener una calificación del 6,4 (sobre 10) durante 2012 y 2013. El 6,3 actual coloca al país en la 31º posición del ranking mundial y en el 17º puesto en la clasificación europeo-occidental.

El índice analiza el derecho a la propiedad privada a través de tres factores: la propiedad intelectual, la propiedad física, y el entorno político y legal.

El caso español estudiado en profundidad para este informe por la jefe de investigación de Civismo, Cristina Berechet, denota algunas singularidades. Su retroceso en la clasificación se debe a los obstáculos que suscita el entorno político y legal, como por ejemplo: la falta de independencia judicial, la inestabilidad política y los retrocesos en el Estado de Derecho, ya que el respeto por la propiedad intelectual se mantiene en el mismo nivel que en años anteriores. En opinión de Cristina Berechet, “un entorno legal y político inestable, genera incertidumbre y detrae a los potenciales inversores”. Del mismo modo, “una regulación excesiva puede suponer la caída de la inversión extranjera directa, justo en un momento en el que España quiere atraer más recursos”. También hubo un ligero retroceso en cuanto a los derechos de la propiedad física por la falta de crédito y protección judicial que se da a la propiedad privada, incluidos los activos financieros. Por último, el estudio de la situación española revela que la corrupción puede suponer una pérdida de este respeto por el derecho a la propiedad en un futuro no muy lejano.

El Índice Internacional del Derecho a la Propiedad Privada, elaborado por 81 organizaciones de 62 países distintos, sitúa a Finlandia a la cabeza, con una nota de 8,5. La segunda posición la comparten Nueva Zelanda, Suecia y Noruega, con un 8,3; y el podio lo completan Suiza y Singapur, con un 8,2. Los países que menos respetan el derecho a la propiedad privada, según este estudio, son Burundi (3,6), Chad (3,9) y Venezuela, último clasificado con un 3,2.

El Índice Internacional del Derecho a la Propiedad Privada pretende ser un recurso útil para los políticos y los empresarios a la hora de tomar decisiones. Los puntos principales del informe demuestran que existe una relación significativa entre el desarrollo económico de un país, la inversión extranjera directa y el respeto por la propiedad privada existente en dicho territorio.