05
mar
El Economista

Las listas del paro vuelven a incrementarse en febrero, siguiendo la tendencia de destrucción de empleo que se inició a comienzos de año por la desaceleración económica y los efectos de la subida de costes laborales, según apuntan los expertos. Por primera vez en seis años, el número de parados registrados ha subido en 3.279 desempleados en febrero, un 0,1 por ciento más, hasta situar la cifra total de parados en 3.289.040 personas.

En las comunidades autónomas dependientes del trabajo agrícola, con rentas más bajas, el impacto del alza del Salario Mínimo Interprofesional en un 22 por ciento, hasta los 900 euros, se ha dejado notar en mayor medida, tal y como manifiesta Carlos Martínez, presidente de IMF Bussines School. En Andalucía, el paro ha subido en un 0,57 por ciento, con 4.596 parados más respecto al mes anterior; mientras que en Castilla-La Mancha ha crecido en un 0,62 por ciento, con 1.061 desempleados más respecto al mes anterior. Según Martínez, el desempleo ha aumentado más en estas regiones en comparación con otros años, “probablemente como consecuencia del alza del SMI, que ha tenido una fuerte influencia”. En esta misma línea se manifiesta Javier Santacruz, economista jefe del think tank Civismo, que considera que en estas autonomías donde “hay salarios más bajos, con más trabajo agrícolas y un empleo con bajo valor añadido es donde el aumento de costes laborales ha tenido un mayor impacto y ello ha repercutido en la destrucción de empleo”.

Dentro de la serie histórica de febrero, que se inicia en 1996, el paro ha subido en 11 ocasiones y ha bajado en 13. En concreto, este mes de febrero ha reflejado una destrucción mayor de empleo que rompe la línea de los datos registrados seis años atrás: en febrero de 2019, el número de parados creció en 3.279 personas; mientras que en el mismo mes del año anterior el paro descendió en 6.280 y en 2017 lo hizo en 9.355 personas; aunque en febrero de 2016, el paro creció en 2.231 personas; después de que en 2015 descendiese en 13.538 parados y en 1.949 personas en el año 2014; hasta llegar al año 2013 donde el paro aumentó en febrero en 59.444 personas. En referencia a los datos de afiliación a la Seguridad Social reflejan un aumento respecto al mes anterior de 69.172 personas, inferior al que tuvo lugar en febrero de 2017 y 2018, meses en los que se registraron 74.080 y 81.483 ocupados más, respectivamente. De esta forma el número de afiliados ocupados se sitúa en 18.888.472.

Mercado laboral

Asimismo, la desaceleración económica está teniendo también su repercusión en el mercado laboral, según asegura Carlos Martínez, presidente del IMF Bussines School. “El enfriamiento de la economía global unido a que la medidas adoptadas por el Gobierno no han sido lo suficientemente positivas para relanzar el empleo han empeorado la situación laboral”, aclara.

Al mismo tiempo, el economista jefe del think tank Civismo, Javier Santacruz, considera que la desaceleración económica que comenzó en el segundo trimestre de 2018 se está empezando a notar ahora en el mercado laboral, ya que el empleo es un “indicador que tarda varios trimestres en reaccionar”. “El ciclo económico expansivo se ha agotado y unido a las amenazas de quitar los incentivos laborales como las tarifas planas, están provocando miedo entre los creadores de empleo que, ante la falta de incentivos, prefieren despedir trabajadores y reducir jornadas laborales”, aclara Santacruz.

Desde la CEOE, también ponen de manifiesto que los datos de paro, contratación y afiliación a la Seguridad Social registran una desaceleración gradual en el ritmo de recuperación de la economía y del empleo. Ante esta realidad, la organización empresarial considera necesario el esfuerzo de todos para alcanzar un entorno institucional que impulse la mejora de nuestra economía y de nuestro mercado laboral. Por sectores de actividad, el incremento del paro en febrero se ha dejado notar especialmente en la agricultura, que sumó 9.885 parados, un 6,9 por ciento más, y en el colectivo sin empleo anterior, con 7.926 desempleados, es decir un 2,9 por ciento más. Por contra, el desempleo bajó en los servicios, con 7.581 parados menos, un 0,3 por ciento de caída; en la construcción, 4.647 desempleados menos, es decir, una caída del 1,7 por ciento, y en la industria, 2.304 parados menos, un 0,8 por ciento menos.

Por géneros, el paro aumentó en febrero solo entre las mujeres, con 3.502 desempleadas más, es decir, se incrementó un 0,18 por ciento, frente a un leve descenso del desempleo masculino de 223 hombres, un 0,02 por ciento menos. Así, al finalizar febrero, el número de mujeres en paro se situó en 1.928.815, y el de varones, en 1.360.225. Además, la tasa de cobertura al desempleo es 11 puntos inferior en las mujeres con respecto a los hombres. En este sentido, la secretaria de Empleo y Cualificación profesional, Lola Santillana, ha insistido en la necesidad de que el Gobierno tome medidas contra la brecha de género, más allá de las aprobadas en el Consejo de Ministros del pasado viernes, que resultan insuficientes.

En cuanto a la contratación, en febrero el número total de contratos registrados experimenta un aumento sobre el mismo mes del año anterior del 1,59 por ciento, 24.615 contratos más-. De esta forma, el número de contratos registrados en febrero es de 1.571.017. De ellos, 168.697 contratos corresponden a indefinidos, lo que supone un 10,74 por ciento del total de los registrados en el mes, e implica un significativo repunte del peso de la contratación indefinida sobre el total de la contratación registrada en febrero. No obstante, se produce un descenso en 5.590 contratos sobre el mismo mes de 2018, el 3,21 por ciento menos, porcentaje que se sitúa en un 5,12 por ciento menos en los indefinidos a tiempo parcial.

Más autónomos

El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (Reta) ha aumentado en 5.280 personas en febrero, lo que ha llevado a este régimen a alcanzar su mayor cifra de ocupados en este mes en los últimos diez años, hasta alcanzar los 3.239.653 autónomos. Aunque según señala Lorenzo Amor, presidente de ATA, “los autónomos, a pesar de subir, lo hacen tres veces menos que en febrero de 2018. El Gobierno debe abandonar cualquier intención de establecer medidas que dañen la creación de empleo y que perjudiquen a autónomos y empresas”. Además, “sigue preocupando la incesante caída de activos en el sector comercio”, según Eduardo Abad, presidente de Upta, ya que “el comercio minorista en nuestro país tiene un serio problema de supervivencia. Según comenta Abad, “el dumping empresarial que el e-commerce está produciendo, lleva a la ruina a miles de familias que durante generaciones han gestionado actividades comerciales y han abastecido a los consumidores”.

Para la secretaria general de Uatae, María José Landaburu, el incremento de afiliados al Reta en febrero es positivo, aunque se ha moderado respecto al registrado en febrero de 2018, cuando el número de autónomos cotizantes subió en algo más de 16.000 personas.

“Los datos muestran una subida de la ocupación en todos los regímenes (excepto el Carbón) y en el autoempleo ha sido el mejor mes de febrero desde la crisis”, destaca. En cuanto a los datos por comunidades autónomas, se produce un claro ascenso estacional del empleo autónomo, ya que más del 94 por ciento de las mismas se han producido en Andalucía, con 1.753 activos más; Comunidad Valenciana, con 862; Comunidad de Madrid, donde aumentan en 797; Islas Baleares, con 581 autónomos más; Cataluña, con 517 autónomos más, y Canarias, con 492 nuevas altas.


Deja un comentario