26
abr

Este informe, realizado por Civismo en colaboración con Value School, pone de manifiesto la precariedad del ahorro familiar en España, a partir de los datos del cuarto trimestre de 2018. Éstas son las claves principales y la radiografía de cómo gestionan los hogares el patrimonio y las rentas:

• De 100 euros de sueldo, las familias españolas no ahorran ni 5.

• España es el país de la Eurozona que menos ahorra, con 7 puntos porcentuales por debajo de la media.

• Las familias españolas han reducido su ahorro bruto hasta los 33.672 millones de euros: la mitad que hace tres años y dos tercios menos que cuando marcó su pico, en 2010. Por español, se ahorran apenas 721,66 euros al año, y sólo 30 de cada 100 ciudadanos tienen dinero disponible para hacer frente a imprevistos. 

• Los españoles no ahorran porque, desde el inicio de la recuperación económica, por cada 100 euros, los sueldos han subido, de media, 3,7 euros, pero gastamos 4 euros más que antes. Es decir, hay un desfase de treinta céntimos entre salario y consumo. 

• Esto ha provocado que, desde junio de 2017, de cada 100 euros que se ahorraban, ahora se ahorren 31 menos.

• Ganar más no implica que ahorremos más. Cuando los sueldos crecían por encima del 5%, los españoles no ahorrábamos más que 6 euros por cada 100, un mínimo histórico.

• Los españoles no ahorran porque saben que el Estado les pagará una pensión pública cuando se jubilen. De hecho, de cada cien euros del último salario que hayan percibido, recibirán casi 82 en forma de pensión, una de las tasas más altas de Europa.

• Así, lo depositado en fondos de pensiones equivale solamente a 9,5 euros de cada 100 del PIB español.

• Esta falta de ahorro de cara a la jubilación es muy peligrosa, porque la población española es la más envejecida de la OCDE, sólo por detrás de la de Japón y Alemania. 

• Para lo único que ahorran los españoles es para comprar una vivienda; por ello, de cada 100 casas, 83 son en propiedad, la proporción más alta de Europa. La compra de vivienda hace que 63 de cada cien españoles gasten más de lo que ganan.

• Tampoco ayuda a ahorrar el sistema fiscal que tenemos. Nuestras cotizaciones sociales son las segundas más altas de la OCDE: de cada 100 euros de renta bruta, casi 40 se destinan a pagarlas, por lo que a nuestros bolsillos llegan poco más de 60.


Deja un comentario