10
ene
Actualidad Económica

La economía española, a la cola de la OCDE en la recuperación de lo perdido durante la pandemia.

El Reino Unido y España fueron los dos países de los 38 que componen la OCDE que tuvieron el crecimiento negativo más acusado en el bienio 2020-2021.

El triunfalismo monclovita se vanagloria proclamando que España ha crecido más que la media de la Unión Europea en el año 2022, pero oculta que también fue la segunda nación de la OCDE en la que el crecimiento del PIB en la pandemia más se desplomó.

Además, si tenemos en cuenta el buen año de recuperación que fue 2022 al bienio 2020-2021, las cifras de crecimiento del PIB nos asignan la postrera posición, porque el Reino Unido lo hizo mucho mejor ese año. El dato irrefutable es que la media del porcentaje de crecimiento del PIB en el trienio 2020-2021- 2022 de España fue el más bajo de los 26 países europeos que pertenecen a la OCDE. Exactamente, 0,39 puntos porcentuales, siendo el único valor negativo entre esa selección de naciones.

La economía española se resintió tanto con la pandemia porque las medidas para protegernos del coronavirus fueron equivocadas. Además, no consiguieron su propósito sanitario, porque España fue el país desarrollado con más exceso de muertes en la fase dura de la COVID-19 (47.904 personas), tal como demuestra el Informe de la OCDE Health at Glance que asigna a nuestra nación 1.021 muertos sobre el millón de habitantes. Estas desastrosas actuaciones de la Moncloa han hecho que se necesiten cinco años para recuperar el nivel previo a la pandemia del crecimiento del PIB.

Por mucho que la propaganda de Moncloa insista que nuestros gobernantes lo están haciendo muy bien, sus palabras las desmienten hechos incuestionables. Al no haber deflactado los impuestos. Los ingresos fiscales se han disparado y no les importa tomar todo tipo de medidas electoralistas, como un ascenso del salario mínimo que traerá más paro, una subida de las pensiones que cuestionan la viabilidad de poderse pagar desde los presupuestos, unos regalos de 400 euros a quienes cumplen 18 años, quienes son nuevos votantes y una subida del gasto público corriente, que provocará un déficit será difícil de financiar. No olvidemos que El Banco Central Europeo dejará de comprar unos 90.000 millones de euros de deuda española en 2023. Como estas populistas medidas benefician a más personas que a las que perjudican, sus efectos se notarán en las urnas.

Hoy en el ranking se demuestra que un pequeño país, Irlanda, ha sido el que ha obtenido un mayor crecimiento en su PIB en el trienio 2020-2021-2022, exactamente un 9,72%. Este incremento demuestra que su liberalizada economía tiene más potencial que las de los regímenes intervencionistas. Le siguen Polonia (3,12%), Eslovenia (2,98%) y la criticada Hungría (2,86 %). Los países que se han recuperado peor son España (-0,39%) y el coloso alemán (0,09%). Lamentablemente, nunca como ahora se ha preferido más obtener bienestar en el corto plazo, frente a esforzarse para asegurar un buen largo plazo. Como dice el refrán: “el que venga detrás que arree”.


Deja un comentario