20
mar
Diario de Navarra

La Comunidad autónoma espa- ñola en la que fiscalmente es más caro tener hijos en este momento es Navarra. En el otro extremo, la que tiene para los padres la mejor fiscalidad es el País Vasco. Tomando como referencia un sueldo bruto de 26.162 euros anuales, un contribuyente navarro con dos hijos pagaría a la Hacienda Foral 2.495 euros. En Euskadi, 1.518. La diferencia, casi 1.000 euros, 977 euros.

Es uno de los datos recogidos en un informe que ha elaborado la entidad Civismo, bajo el título El castigo fiscal a las familias españolas, en el que también compara la situación de España en la tributación por hijos con la de otros países europeos.

El trabajo pone de manifiesto que los hijos desgravan en el IRPF de manera desigual en España, dependiendo de la Comunidad autónoma en la que resida el contribuyente (todos los datos están detallados en el cuadro de esta misma página). El trabajo ha tenido en cuenta lo que paga por IRPF una persona sin hijos y otra con dos hijos en cada comunidad, para ver cuál es la diferencia en cada uno de los territorios.

Tomando como referencia ese salario de 26.162 euros anuales, el contribuyente con hijos paga en Navarra 1.492 euros menos que el que no los tiene. En el País Vasco, la diferencia fiscal en favor de una persona que tiene dos hijos se eleva a 2.335 euros, ya que el tipo impositivo real es mucho menor que el de la Comunidad foral y que el que se aplica en el resto de Comunidades autónomas. La diferencia en este caso con Navarra sería de 843 euros.

Civismo destaca que esta comparativa no es casual, ya que el Gobierno de Navarra es “el que más impuesto cobra a las familias con hijos”, mientras que en el País Vasco “se les brinda un mejor trato” que en el resto de España.

En esos datos ha influido la reforma fiscal aprobada por el cuatripartito (EH Bildu, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra). La reforma modificó la manera de desgravar por los descendientes que se hacía hasta 2015, al cambiar las reducciones por hijo por deducciones en cuota. También así se hace en Euskadi, con la diferencia de que las cuantías de esas deducciones por hijos en los territorios vascos son superiores a las que se han implantado en Navarra.

Sin hijos, entre las más altas

En el trabajo que ha realizado Civismo, también se pone de manifiesto que los contribuyentes navarros sin hijos están entre los que más pagan por IRPF de toda España, después de los catalanes y los valencianos. Los que menos tributan son los madrileños, seguidos de los ciudadanos de Castilla y León, gallegos y vascos.