03
may
La información

Felicidades: hoy es el último día que tendrá que destinar su sueldo a pagar impuestos. En efecto: si hubiera dedicado todos sus ingresos sólo a cumplir con Hacienda, mañana dejaría de estar en deuda. Que es como decir que uno de cada tres euros que cobramos en España se va en carga fiscal.

Por Álex Medina R.

Mañana es el Tax Freedom Day (o Día de la Liberación Fiscal) en España. El 4 de mayo se cumplen 124 días desde que comenzó el año y ese periodo de tiempo es el que un español con un salario medio (situado en 24.400 euros anuales) debe dedicar de su salario a pagar impuestos. Más o menos, un tercio del total. Así lo ha calculado el ‘think tank’ Civismo, que acaba de presentar su calculadora de impuestos en relación a lo que cada español cobra (www.civismo.org/calculadora) y su nuevo estudio sobre el esfuerzo fiscal que se le exige a cada ciudadano. La diferencia con la simple presión fiscal (en la que nuestro país está por debajo de la media europea) es que este sistema tiene en cuenta el poder adquisitivo (o salario medio de los ciudadanos) no sólo los ingresos tributarios sobre el PIB. Asumida esta variable, España está a la cabeza de los países desarrollados en exigencia impositiva. Pero los cálculos pueden ser más nefastos todavía: si a los 124 días (que incluye IRPF, IVA, Especiales e IBI, sobre todo) se suman las cotizaciones sociales que las empresas aplican sobre las nóminas, el pellizco se come nada menos que 179 días de nuestro salario (casi la mitad). Y la situación no mejora, precisamente. Desde el anterior estudio, que data de 2010, se han aplicado dos grandes subidas de impuestos: la del IVA, a partir de julio de aquel año; y la del IRPF de diciembre. Ambas medidas han retrasado en cinco días la celebración de la jornada de Liberación Fiscal. Por tipos de impuestos, el español medio debe reservar 54 días del año a pagar el IRPF, otros 27 al IVA; hasta 23 a la parte de la Seguridad Social que paga él en su nómina, 13 a impuestos especiales y otros 7 a diversos impuestos. En total, 124 días o 8.261 días. Hay diferencias evidentes entre comunidades. Cataluña no libera a sus ciudadanos del yugo tributario hasta el 8 de mayo, mientras que Cantabria y Madrid celebrarían su fiesta el 5 de mayo. En el lado opuesto, País Vasco adelanta la fecha al 29 de abril y Navarra, al 30 de abril (precisamente, las dos autonomías forales que disfrutan de régimen propio).

Además de las subidas de PSOE y PP, los españoles también estamos sufriendo en los últimos meses el efecto de las alzas en el Impuesto de Bienes Inmuebles municipal (el más importante para los ayuntamientos, ya que es responsable de un tercio de sus ingresos). Las previsiones a corto plazo son peores. Según la jefa de investigación de Civismo, Cristina Berechet, es probable que en el estudio del año próximo, una vez se incremente el IVA y/o los Especiales, y los salarios sigan bajando, se recoja un nuevo retraso en el día de la Liberación Fiscal: podría irse al 7 o al 8 de mayo.

El ‘think tank’ civismo está presidido por Julio Pomés y en su consejo están representados economistas de prestigio como Francisco Cabrillo, Carlos Espinosa de los Monteros, Pedro Schwartz, Jurgen Donges o Rafael Pampillón.


Otro contenido sobre #Fiscalidad