26
jun
ABC

Hoy, 26 de junio, es el Día de la Liberación Fiscal. Una fecha que calcula cada año el think tank Civismo para saber cuántas jornadas de trabajo dedican los españoles en pagar a Hacienda. En este ejercicio, de media, para cumplir con las obligaciones tributarias, los empleados han tenido que trabajar 178 días. Y, de consumarse las subidas de impuestos del Gobierno, la «factura» para cada trabajador se incrementaría en más de 365 euros anuales.

Esta señalada fecha llega un día antes que en 2019 debido a que este año es bisiesto, pero la tendencia es muy similar a la de los dos anteriores ejercicios. Tomando el salario medio de 25.123,99 euros, lo que implica un coste laboral total de 32.636,06 euros, el pago de Seguridad Social supone 7.512,07 euros de cuota patronal y 1.595,37 de cuota del trabajador; el de IRPF equivale a 3.212,36 euros; el de IVA, a 1.960,05 euros; los Impuestos Especiales, a 896,78 euros; y los cedidos totalmente, los autonómicos y municipales, a 767,40 euros. Así, el coste total de los impuestos asciende a 15.944,03 euros.

Por cada tipo de impuestos, se dedican los siguientes días a pagarlos: las cotizaciones, 103 días; el IRPF, 34; el IVA, 25; los Impuestos Especiales, 11; y otros, 5 jornadas. En total, 178 días es el tiempo que tarda un trabajador español en cumplir con sus obligaciones con Hacienda. Los otros 188 días son de «renta disponible», por así decirlo.

Pensando ya en 2021, Civismo ha calculado aproximadamente cuánto de más habrá de pagarse el año que viene ante la amenaza de subidas de impuestos del Gobierno y con la «factura» del Covid pendiente. La deuda pública aumentaría ya al 115%, pudiéndose ver el coste fiscal ampliado en 17.326 millones de euros, lo que equivale, en términos per cápita, a pagar 365,52 euros más cada ejercicio, y 913,80 euros más por hogar. «Expresado de otra forma, supone 5 días más de salario, lo que significaría volver a la situación fiscal de antes de la reforma de 2015», concluye el informe del think tank.

Asimismo, la institución alerta de que lo ahorrado durante el confinamiento bien podría ser necesario utilizarse para pagar esos impuestos de más a futuro. «Es razonable pensar que se pueden producir tempranas subidas de impuestos en los próximos meses, para las cuales los contribuyentes deben prepararse. Corremos el riesgo de que los recursos generados por las familias durante el confinamiento tengan que destinarse a pagar más impuestos en vez de contribuir mediante inversión a una salida rápida de la crisis del coronavirus», afirma.

Diferencias autonómicas

Este Día de la Liberación Fiscal no cae en el mismo ejercicio en todas las regiones. En cada comunidad autónoma, por sus condicionantes internos, es distinto.

En Cataluña, la región con el dato más alto, esta fecha no llega este año hasta el 5 de julio; en Cantabria, el 2 de julio; en Castilla-La Mancha el 1 de julio; en la Comunidad Valenciana y Navarra, el 30 de junio; y así sucesivamente, por la parte alta.

La capital, por su parte, llegará a este día el 27 de junio. Y por debajo están autonomías como Ceuta y Melilla (23 de junio), Murcia (24), La Rioja (25) y Andalucía y Canarias (26).


Deja un comentario