03
oct
OkDiario

Ante la situación que vive la Comunidad de Madrid, el Gobierno de España decidió aplicar mecanismos más intensos para tratar de contener el virus que acecha a nuestra sociedad. Entre estos, el confinamiento selectivo fue el mecanismo en el que se centró la estrategia planteada.

Sin embargo, pese al mejor comportamiento en los datos que muestra la contención, los confinamientos están dañando de nuevo la economía madrileña. En solo dos semanas, la patronal cifra la factura del confinamiento en 5.600 millones de euros; un coste que supondrá un recorte semanal del PIB de hasta el 15%. Todo ello, con la consecuente caída de la actividad económica.

Esta situación preocupa, y mucho, ante unas previsiones que, como avisaba la OCDE, situarían a España como la economía más dañada del organismo. Observando el cierre de Madrid, así como lo que supone dicha economía para el conjunto nacional, le lleva a uno a preguntarse si es posible, o si nos podemos permitir, confinar la Comunidad de Madrid y volver a la inactividad económica que dejará pérdidas irreparables en la comunidad que condicionarán la recuperación nacional.

Al hilo de lo comentado, debemos saber que sacrificar la capital no es una decisión que deba tomarse a la ligera. Estamos hablando de una Comunidad que, después de superar a Cataluña tras el referéndum y los movimientos secesionistas, se ha convertido en la locomotora económica del país.

En estos momentos, la Comunidad de Madrid acapara el 20% del PIB español, siendo la comunidad autónoma que más contribuye al crecimiento de dicho PIB. Esta, además, cuenta con un tejido empresarial muy robusto y de grandes dimensiones, contando, por ello, con cerca del 21% del stock de capital que posee el país.

Como vemos, estamos hablando de un territorio que no solo impulsa en mayor proporción el crecimiento nacional, sino que presenta un mayor potencial que otras comunidades para impulsarlo aún más; siendo así, el principal motor con el que cuenta nuestro país. Pues hablamos de un crecimiento que no sería posible sin el aporte de dicho territorio al conjunto nacional.

Desigualdad territorial

Cuando uno atiende a la coyuntura económica española podemos rápidamente identificar que esta no presenta una clara uniformidad entre sus territorios. Desde el crecimiento hasta la creación de empleo las diferencias que presentan las comunidades autónomas son bastante notables.

La España de las dos velocidades es una realidad que se muestra desde hace años en España, al igual que lo es en Europa. Una España a dos velocidades en la que comunidades autónomas como Madrid se ven bastante más beneficiadas que el resto.

En este sentido, atendiendo, por ejemplo, a los indicadores que presentaba la EPA antes de la pandemia, únicamente la Comunidad de Madrid había acaparado el 85% de la totalidad del empleo creado en el país durante el último trimestre del pasado año.

Es decir, de los empleos que se habían creado en el país, 402.300 empleos -92.600 empleos en el último trimestre-, 78.400 los generó la Comunidad de Madrid. Unos datos que son bastante significativos, pues parece que algunos se olvidan de esas divergencias que citábamos anteriormente.

En la totalidad nacional, el empleo que ha creado Madrid en el último año se cifra en los 138.900 empleos. Un crecimiento que ha situado a la capital como la comunidad autónoma que tiró del empleo en el país durante el pasado ejercicio.

De acuerdo con la proporción que representó Madrid en dicha totalidad, la comunidad supuso cerca del 35% de la creación de empleo neta creada en España en 2019. Un poco más de un tercio del empleo que convierte a la comunidad autonómica liderada por Díaz Ayuso, de facto, en un pilar fundamental para la creación de empleo, así como para la economía española.

Protagonismo de Madrid

Gracias a ese mejor comportamiento que experimentó la economía madrileña durante el último trimestre del año pasado, la tasa de desempleo en el país, que no madrileña, pudo reducirse del 14,2% hasta el 13,8%. Y es que, en este escenario que comentamos, conviene destacar para entender la situación que la comunidad representa el 17,2% del total del empleo en el país. Esta situación demuestra su capacidad como comunidad estratégica, preparada en todos los sentidos para ser, además, ese motor económico en el país.

En definitiva, ante los datos que se han expuesto, uno se para y se cuestiona que tan beneficiosas pueden ser las medidas aplicadas por nuestros políticos. Contener el virus es la prioridad y no debería existir dicotomía alguna. Sin embargo, el mayor deterioro de la economía española, así como las grandes divergencias con el conjunto de países de la Unión Europea, nos ponen en un escenario muy complicado.

Un escenario en el que nos enfrentamos al mayor reto de nuestra historia, con una capacidad muy limitada. En este sentido, recuperar la economía es el objetivo; ahora bien, ¿será esto posible sin Madrid? Los datos nos dicen que no.


Deja un comentario