26
jun
OkDiario

Los españoles dejaran de trabajar para Hacienda este viernes después de emplear las primeras 178 jornadas del año para pagar impuestos y cumplir con sus obligaciones tributarias, según un informe de la Fundación Civismo. Una cifra similar a la de los dos ejercicios anteriores, pero que puede romperse en 2021 ante la amenaza de la subida de impuestos que prepara el Gobierno de Pedro Sánchez.

Concretamente, los españoles tendrán que trabajar cinco días más al año para hacer frente a la factura de Hacienda. Un calculo que ha explicado el investigador principal de Civismo, Javier Santacruz: «El coste fiscal puede verse ampliado en más de 17.300 millones de euros, lo que equivale, en términos per cápita, a que cada español tendrá que pagar 365 euros mas cada año -913 euros más por familia-«.

La situación fiscal vuelve 5 años atrás

Por otra parte, Santacruz explica que los movimientos ya realizados por comunidades autónomas como Cataluña, unidos a la política del Gobierno socialcomunista, «vaticinan una subida de impuestos en un futuro próximo que provocará la vuelta a la situación fiscal de antes de la reforma de 2015 y perder todo lo que hemos andado en cinco años».

«El impacto de la crisis del coronavirus en la economía española forzará a Sánchez a subir los impuestos, aunque el aumento de la recaudación en las arcas publicas siempre ha estado dentro de los planes del Gobierno», afirma el investigador y cifra que la factura del coronavirus podría repuntar la deuda en 112.580 millones euros.

103 día para pagar las cotizaciones 

Durante el año 2020 los españoles dispondrán de 188 días «libres» de pago de impuestos a Hacienda, mientras emplearían 103 días para hacer frente a las cotizaciones: 34 días para el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), 25 para el IVA, 11 jornadas para los Impuestos Especiales y cinco para abonar otros tributos. Esto es, un total de 178 días trabajando para las arcas públicas.

En concreto, tomando el salario medio de 25.123,99 euros, lo que implica un coste laboral total de 32.636,06 euros, el pago de la Seguridad Social supone 7.512,07 euros de cuota empresarial y 1.595,37 de cuota del trabajador; el de IRPF equivale a 3.212,36 euros; el de IVA, a 1.960,05 euros; los Impuestos Especiales, a 896,78 euros; y los cedidos totalmente, los autonómicos y municipales, a 767,40 euros. Así, el coste total de los impuestos asciende a 15.944,03 euros.

El impacto del salario mínimo vital 

Por su parte, Santacruz explica que el salario mínimo vital, una de las medidas estrellas del Gobierno de coalición de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, ha provocado un repunte de la ‘cuña fiscal’ notable entre la población más joven, esto es los trabajadores de entre 16 y 29 años.

«En esto reside la problemática de medidas como los complementos salariales que establecen subtramos dentro de cada tramo general, situación que se les presenta a buena parte de los beneficiarios de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), quienes por haber tenido dos pagadores tendrán que realizar su declaración del IRPF en el año 2021, incluso aunque no lleguen al mínimo a partir del cual es obligatorio, lo que disparará la presión fiscal al máximo».


Deja un comentario