24
jun
Diario de Burgos

Apenas faltan siete días para que acabe la campaña de la renta de 2016. Así que la inmensa mayoría de los contribuyentes ya se han visto cara a cara con la Agencia Tributaria y tiene bien presente cuánto porcentaje de sus ingresos brutos destina a saldar sus cuentas con el fisco. Según el informe del Día de la Liberación Fiscal del pasado año, los españoles dedicaron 181 días a trabajar para pagar impuestos, cuatro días más que en 2010, lo que equivale a 15.706 euros anuales. Es decir del 1 de enero al 30 de junio, los españoles trabajaron exclusivamente para costear los impuestos y dedicaron 102 días al pago de cotizaciones sociales, 37 días al pago del IRPF y 42 días a costear el resto de tributos.

Un esfuerzo mayúsculo que lleva a la indignación cuando, por ejemplo, la Fiscalía acusa a Cristiano Ronaldo de cuatro delitos contra la Hacienda Pública por defraudar 14,7 millones de euros al ocultar supuestamente a través de una estructura societaria rentas generadas por sus derechos de imagen, comportamiento que la Fiscalía considera un incumplimiento «voluntario» y «consciente» de sus obligaciones fiscales en España. También enciende los ánimos recordar el famoso eslogan de Hacienda somos todos cuando se decretan amnistías fiscales que luego son declaradas nulas por el Tribunal Constitucional o cuando como ayer se conoce un nuevo listado de la Agencia Tributaria, el tercero que hace público, en el que aparecen los nombres y apellidos de 4.549 contribuyentes, ya sean personas físicas o jurídicas, que deben 15.400 millones de euros. La lista incluye a los deudores con la Hacienda Pública con impagos o sanciones tributarias de más de un millón de euros, pendientes de pago a 31 de diciembre de 2016, y que no se encuentren ni aplazadas ni suspendidas.

De poco consuelo sabe que la cifra de grandes morosos con Hacienda se ha reducido en un 4,6% y que el importe de lo debido ha caído un 2%, ya que tan elevada bolsa de morosidad y fraude impide quitarse de la cabeza que Hacienda somos algunos más que otros. Pagar impuestos no es sólo un mecanismo de redistribución de renta, sino que también es una manera de contribuir a la construcción del bienestar de un país. Por eso, tras una dura crisis económica y tras un largo período de recuperación cuesta mucho poder olvidar por ejemplo cuántos colegios o cuántos hospitales o cuántas becas de estudio se pueden llegar a pagar con 15.400 millones de euros. Los inspectores de Hacienda calculaban que en 2012 la bolsa de fraude en España suponía 253.000 millones de euros, una cifra que se ha venido incrementando en 15.000 euros anuales desde el comienzo de la crisis económica en 2008. España no puede seguir permitiéndose que la economía sumergida represente el 24% del PIB. La lucha contra el fraude es la mejor fórmula para evitar recortes presentes y futuros.


Otro contenido sobre #Regulación