19
oct
Periodicos del Grupo Vocento

Desde que hace dos años Madrid decretara la libertad de horarios comerciales, esta comunidad aglutina más de una tercera parte de los nuevos puestos de trabajo en el comercio. Esto supone 44.800 de los 126.000 empleos creados por las 10 autonomías que han aumentado la contratación en este sector. Hace un año ya evaluamos los resultados de esta política y apuntamos que abrir más domingos, o más horas cada día, estimula el negocio. Éste no es un ámbito limitado a las ventas actuales, pues las compras de los turistas aumentan precisamente con la ampliación horaria. Es decir, no por restringir la apertura de nuevas tiendas se van a impulsar las transacciones entre las ya existentes.

En primer lugar, agrandar el abanico de elección estimula el apetito comprador, por lo que el mercado puede crecer con la apertura de nuevos negocios. Además, esta estrategia ya la disfrutan referentes internacionales como Londres o Milán, capaces de atraer a consumidores de todo el continente. En un mercado en expansión pueden ganar todos los comerciantes, y la mayor actividad puede incluso repercutir en otros sectores.

El éxito de Madrid no es puntual. Tras comprobar los efectos beneficiosos de esa medida, la Comunidad Valenciana trató de imitar el modelo, si bien limitando la libertad comercial a las zonas más turísticas y no a determinados centros comerciales. ¿El resultado? Se han creado 39.900 empleos en estos dos años, de los que más de un 90% se han generado en los últimos 12 meses. Otras regiones también caminan ya en la misma dirección. Son, por este orden, Extremadura (14.200 empleos), Murcia (10.100), Baleares (6.200), La Rioja (3.500), Aragón (2.600), Galicia (1.900), País Vasco (1.700) y Asturias (1.100).

Buena parte de ellas, como Murcia, Galicia o La Rioja, se encuentran entre las que tienen una mayor libertad comercial. Incluso Palma de Mallorca ha sido declarada zona de gran interés turístico, con plena libertad de apertura.

Es cierto que en el ranking también hay comunidades con escasa libertad comercial, como el País Vasco, donde el gobierno se ha resistido a delimitar una zona de libre comercio para Bilbao. Ya en terreno negativo, pese a la leve recuperación laboral, están Cantabria (pierde 1.600 puestos desde 2012), Canarias (-3.300), Navarra (-6.000), Castilla- La Mancha (-6.400), Cataluña (-6.500), Castilla y León (-13.800) y Andalucía (-22.000). De nuevo, tampoco es casualidad que todas estén entre las que menos domingos abren al año, limitado al mínimo legal en Cataluña y Navarra.

Pese a todo, puede vislumbrarse un rayo de esperanza. La designación de zonas turísticas en 24 ciudades españolas, donde los comercios tienen prácticamente una plena libertad de apertura, puede ser un acicate a la contratación y, a la vez, actuar como un pequeño revulsivo para el todavía débil mercado laboral español. Habrá que esperar, no obstante, para ver los efectos plenos de esta medida ya que algunos políticos han preferido estirar al máximo los plazos legales, o ceñirla sólo a los meses de verano pese al alto coste en términos de puestos de trabajo que esto supone.


Deja un comentario