30
nov
Periodicos del Grupo Vocento

 
A pesar de todos los Planes de Pago a Proveedores y Fondos de Liquidez Autonómicos en los que el Estado ha gastado 66.700 millones de euros, las Comunidades autónomas todavía acumulan una deuda comercial y no financiera por valor del 1,57% de su PIB. O lo que es lo mismo, 16.700 millones de euros que deberían estar en manos de empresas y autónomos que proveen de servicios al sector público, pero que todavía no han sido abonados. Un hecho aún más sangrante, si cabe, es que de todo el dinero puesto a disposición de las CCAA sólo un 26% se ha empleado para saldar las facturas ya emitidas, mientras que las otras tres cuartas partes se han destinado a nuevas deudas.
 
Entre las regiones con un volumen de deuda no financiera por encima de la media se encuentran la Comunidad Valenciana, con un 4,23% de su PIB pendiente de pago, Extremadura (2,51%), Baleares (2,16%), Cataluña (2,09%), Aragón (2%), Andalucía (1,68%) yMurcia (1,62%). Unos datos que ponen de manifiesto la ineficiencia de los planes de apoyo a las CCAA. Son precisamente éstas las que han concentrado dichas ayudas y las que siguen sin pagar a sus proveedores. De hecho, estas regiones acumulan un retraso medio de 62,3 días en el pago de sus facturas comerciales, un mes más de lo que fija la ley, lo que se traduce en una liquidez mucho menor para las empresas de la Comunidad. Además, presentan también mayores problemas de solvencia a largo plazo, dado que tendrán que hacer frente a sanciones por estos retrasos.
 
En segundo lugar, nos encontramos a las regiones por debajo de la media en impagos: Castilla- La Mancha, (con un 1,5% del PIB), La Rioja (1,04%), Cantabria (1,03%), Madrid (0,98%), Castilla y León (0,8%), Asturias (0,78%), Canarias (0,74%), Navarra (0,63%), País Vasco (0,26%) y Galicia (0,12%). Aunque se pueda pensar que la deuda comercial de Castilla-LaMancha es todavía elevada, lo cierto es que es la única comunidad entre las ampliamente rescatadas que ha hecho un buen uso de los casi más de cinco mil millones que recibió en ayudas. El dinero fue utilizado para saldar sus deudas sin incurrir en otras nuevas. Todas las demás que recurrieron masivamente a este préstamo siguen endeudadas por encima de la media.
 
Por otra parte, estas comunidades sí cumplen, en general, con la Ley Antimorosidad, pagando con sólo 20,4 días de retraso. Esto permite evitar futuros problemas de sanciones, a la vez que generan liquidez y actividad entre las empresas de la región. Algo en lo que es ejemplar Navarra, que abona las facturas incluso seis días antes de que venza el plazo para formalizarlas.
 
Por primera vez, estas cifras permiten estimar el volumen total de deudas de las regiones, tanto de la comercial como de la financiera, que se eleva ya al 23,3% del PIB. Entre las CCAA, destacan la Comunidad Valenciana, con una deuda total del 39% del PIB (más de tres veces su presupuesto), seguida por Castilla- La Mancha (34,9%) y Cataluña (33,3%). En el extremo contrario se encuentran Madrid (14,3%), País Vasco (15,1%) y Asturias (16,3%).
 
 


Deja un comentario