05
may
El Mundo

José Luis Cordeiro cree que, en 20 años, la tecnología abolirá la muerte y que nuestro mundo basado en los combustibles fósiles se habrá reconvertido gracias a las nuevas energías. El coche eléctrico será una realidad y la muerte, un fenómeno electivo. De hecho, él cree que morir será una decisión ligada a la fe religiosa. Cristianos y musulmanes preferiremos morir en algún momento, porque se supone que creemos en otra vida, más placentera o superior, mientras que los budistas e hindúes preferirán «reinventarse».

Cordeiro no es un charlatán. Él trabaja en la Singularity University, la universidad de Silicon Valley que costean Google, Nokia, la Nasa y otras entidades. Nació en Caracas en 1962, es hijo de emigrantes españoles y es una de esas personas que aún pone en su currículum que nació «en el planeta Tierra, en el Sistema Solar y en la Vía Láctea, Universo» de la misma forma que otros, como el que suscribe esta columna, hacíamos de niños. Formado en Georgetown, en el MIT y en el Insead de Fontaineblau, Cordeiro fue el ministro de Energía in pectore de Irene Sáez, la ex miss Universo y candidata presidencial venezolana que fue derrotada por Hugo Chávez en las elecciones de 1998.

Su gran preocupación ahora son los derechos de los robots. Cree que éste será el asunto más importante del futuro próximo. «En 2020, los Juegos Olímpicos de Tokio tendrán tres versiones: los Olímpicos tradicionales, los Paralímpicos y los primeros juegos robóticos. El asunto está ahí», dice, convencido. Para Cordeiro, «la especie posthumana», aquella que será inmortal y que podrá morirse en Marte o en Júpiter si le apetece, surgirá en la Tierra entre 2029 y 2045 gracias a la nanotecnología. Los cambios, como es obvio, serán enormes. Por lo pronto, el negocio de los seguros de vida será malísimo si los vaticinios de Cordeiro son ciertos.

No es la primera vez que conozco a un venezolano de esta factura. En 1996 tuve la oportunidad de reunirme varias veces con Luis Alberto Machado, el ministro de Inteligencia del presidente venezolano Luis Herrera Campins. Su ministerio no tenía que ver con el espionaje sino con el desarrollo intelectual. Machado creía que la inteligencia podía enseñarse y explotarse. Él también era un poco excéntrico y sólo se alimentaba de patatas hervidas con un chorro de aceite de oliva. Me obsequió una reflexión importantísima. A su juicio, los anglosajones disfrutaban sobre los latinos de una ventaja importante: creían en el método y tenían métodos para todo. Si alguien quiere ser novelista, en EEUU encontrará un manual que le indicará cómo ser novelista en 10 pasos. Y si los sigue, hará una novela. Quizá mala, pero novela al fin.

Cordeiro participará el jueves 7 en la reunión Cisco Connect 2015, que se celebra en Kinépolis (Ciudad de la Imagen, Madrid), uno de los encuentros más importantes sobre tecnología e innovación que se celebra en España.


Deja un comentario


Otro contenido sobre #Innovación