29
ene

Año 2023. Esa es la fecha que fuentes militares señalan como el momento crítico para nuestras Fuerzas Armadas. En especial, para el Ejército del Aire[1]. Tal y como señalé hace varios meses, la situación de la defensa nacional resulta insostenible. Ya no valen los paños calientes ni las medias tintas. En algunos casos, la situación se ha vuelto irreversible.

Es el caso de los aviones P-3 Orión, encargados de la vigilancia marítima de nuestro país. Dichos aparatos, que datan de 1973, están ya al final de su vida útil, por decirlo de una forma elegante. Los tres P-3 con los que cuenta el Ejército del Aire van a sustituirse, previsiblemente, por los Airbus C-295 Persuader.  Esta se trata de la primera opción, según fuentes militares consultadas.

No obstante, mientras se tramita la futurible orden de adquisición, el Ejército del Aire tendrá que apañárselas con los vetustos P-3 y los C-235, con más de 40 años en sus hojas de servicio. En cualquier país, la vigilancia de sus mares resulta fundamental, pero en uno peninsular como el nuestro, alcanza proporciones vitales.

Pero esta no es la única capacidad que van a perder nuestras Fuerzas Armadas. La de tener aviación embarcada, capaz de operar desde un portaaviones, también se encuentra en riesgo. Los Harrier de la Armada están tan obsoletos que el propio mantenimiento de las unidades se ha dificultado enormemente, ya que apenas se fabrican piezas para ellos. En este caso concreto, y ante la necesidad de un aparato que pueda realizar un despegue vertical[2], las opciones de sustitución son claras.

O se compra el F-35B, de origen estadounidense, o se pierde esta capacidad. Así de simple. Sin embargo, si la cuestión técnica resulta bastante sencilla, no lo es tanto la política. España, como miembro de la Unión Europea, acaba de ratificar su participación en un programa europeo para la construcción de un nuevo avión de combate: El FCAS (Future Combat Air System). Sin embargo, este programa se halla en su fase embrionaria, y no se espera que sea operativo hasta el 2040[3].

Si los decisores políticos se decantan, tal y como parece, por la alternativa europea, tanto la Armada como el Ejército del Aire se verán abocados a ir reduciendo sus capacidades. En particular, el escuadrón de Canarias, que cuenta con los modelos más antiguos, así como los cuatro escuadrones restantes de F-18, que terminarán su vida operativa en los próximos años.

Una opción intermedia podría consistir en la compra de un pequeño cupo de F-35, sobre todo para reemplazar los Harrier de la Armada (entre 12-14 naves), y el resto de F-18 por Eurofighter de nueva generación (30-32 aparatos)[4]. Con esta operación, España mantendría su compromiso con la industria europea y, a la vez, lograría conservar una capacidad crítica como lo es la de ala fija en la Armada (aviación embarcada). Si se pierde, se privaría a la Fuerza de Proyección de apoyo aéreo, lo que la dejaría prácticamente indefensa.


La Armada y el Ejército del Aire están abocados a ir reduciendo sus capacidades


También hay que reflexionar sobre la influencia que va a ejercer España en el proyecto FCAS, en el que participa junto a Francia y Alemania. Ambos países ya llevaban un año trabajando en él antes de la rúbrica del Gobierno español. Esto supone que nuestra nación se quede fuera de las dos primeras fases, conocidas como Implementation Arrangement 1 y 2 (IA1 y IA2).

El IA1, firmado en octubre por Francia y Alemania, era crucial, pues su finalidad pasa por estudiar el concepto conjunto. España suscribió dicho acuerdo a finales de diciembre. En cuanto al IA2, que incluye los demostradores tecnológicos de cinco pilares del avión (plataforma, motor, nube de combate, remote carries y laboratorio de simulación), se prevé que galos y germanos lo ratifiquen en los próximos días. España lo hará a finales de abril.

Este ejemplo da muestra de la situación en la que se encuentran nuestras Fuerzas Armadas. Tras años de recortes, reducción de la inversión y de falta de nuevos proyectos, sus capacidades se están viendo gravemente mermadas. Si esto no se revierte de forma inmediata, nuestro país se encontrará en serio peligro. Mientras tanto, nuestros vecinos siguen reduciendo la ventaja que, a priori, poseen nuestras Fuerzas Armadas.

Marruecos continúa comprando grandes cantidades de material estadounidense[5] (carros de combate Abrams, piezas auxiliares, repuestos…) y Argelia ha dado un salto cualitativo al obtener la capacidad de ataque a tierra desde un submarino[6]. De hecho, se trata del único país mediterráneo (junto a Israel) que la tiene. Ni siquiera Francia dispone de ella.

Mientras tanto, España no está transitando por los mismos derroteros que nuestro entorno, el cual, legítimamente, se refuerza. Por el contrario, sigue enfrascada en la falacia kantiana de la paz perpetua. Esperemos que todavía no sea demasiado tarde.


[1] Villarejo, Esteban. “El Ejército del Aire al límite de su operatividad si no llegan inversiones”, Blog Por Tierra, Mar y Aire, ABC. Disponible [en línea]: https://abcblogs.abc.es/tierra-mar-aire/espana/ejercito-aire.html#vca=mod-lo-mas-pos-4-rot&vmc=leido&vso=tierra-mar-aire&vli=listado.blogs&vtm_loMas=si

[2] El Juan Carlos I no se trata propiamente de un portaaviones, sino más bien de un portahelicópteros. Por ello, su pista no es lo suficientemente larga para que se pueda realizar un despegue convencional.

[3] “Este caza futurista es el mayor secreto militar europeo (y español) contra el F-35”, El Confidencial. Disponible [en línea]: https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2019-06-22/f35-fcas-future-combat-air-system_2080618/

[4] Pons, Juan. “España invierte 110 millones de euros en el programa del futuro avión de combate FCAS”, Flynews. Disponible [en línea]: https://fly-news.es/defensa-industria/espana-invierte-110-millones-euros-programa-del-futuro-avion-combate-fcas/

[5] “Marruecos suma otro medio centenar de carros Abrams estadounidenses”, Infodefensa. Disponible [en línea]: https://www.infodefensa.com/mundo/2018/09/14/noticia-marruecos-medio-centenar-carros-abrams-estadounidenses.html

[6] Villarejo, Esteban. “Argelia, segundo país mediterráneo con capacidad de ataque a tierra desde un submarino”, ABC-Blog por Tierra, Mar y Aire. Disponible [en línea]: https://abcblogs.abc.es/tierra-mar-aire/otros-temas/argelia-submarino-misiles.html


Deja un comentario