07
dic
Periodicos del Grupo Vocento

 
Las cuentas públicas de las comunidades autónomas, adictas a la deuda, se basan en un principio: dar por suficientemente contenidos unos gastos que luego retocan al alza y hacer pasar por ciertos unos ingresos hipotéticos, que se generarán cuando (y sólo si) haya crecimiento. Y más, si es año electoral. Sólo así se explica que el conjunto de las regiones españolas esté aumentando los gastos para 2015, cuando se han desviado de los objetivos de déficit. Así, las CC AA han aumentado sus gastos no financieros (esto es, excluyendo el pago de la deuda) un 1,2% para el próximo año, pese a que nueve ya superaban en septiembre el límite de déficit que tenían autorizado para el conjunto del año. De hecho, si las cuentas de los nueve primeros meses se proyectaran hasta el último trimestre, sólo cinco regiones lograrían cumplir con los criterios de estabilidad.
 
Así, nos encontramos con tres tipos de regiones: las que ya cumplen con los objetivos de déficit, las que no cumplen pero podrían hacerlo y las que no tienen ninguna voluntad de cuadrar sus cuentas, mientras el resto de los españoles les sigue financiando a bajo coste. En primer  lugar, las cinco regiones que podrían lograr cerrar el año con un déficit por debajo del 1% del PIB son País Vasco (0,34%), Canarias (0,4%), Asturias (0,43%), Baleares (0,61%) y Cantabria (0,67%). Aunque varias de ellas han mantenido sus gastos controlados para 2015 y Canarias los rebaja incluso un 3%, PaísVasco y Baleares pretenden aumentarlos un 2,5% y un 5,9%, lo que les pondría en serias dificultades.
 
En segundo lugar, las comunidades que, si bien pueden quedar por encima del objetivo, todavía están a tiempo de reconducir sus cuentas. Son Castilla y León (con un déficit hasta septiembre del 0,79% del PIB), La Rioja (0,84%), Galicia (0,86%), Aragón (1,03%) y Madrid (1,05%). Es cierto que casi todas ellas plantean unos presupuestos moderados para 2015 y que Madrid, la única que los elevará hasta un 1,9%, puede liderar el crecimiento en España y compensar el gasto por esta vía. Sin embargo, no conviene hacerse trampas al solitario con el cuento de la lechera ni endeudarse por el mero hecho de poder hacerlo, porque no hay ningún beneficio en tener que pagar más intereses más adelante.
 
Finalmente, aquellas comunidades que ya acumulan un déficit equivalente al 1,28% de la Comunidad Valenciana o más (en Extremadura se eleva hasta el 2,02%). Es muy sintomático del endeudamiento crónico que sufren algunas regiones que precisamente cuatro de ellas (Extremadura, Cataluña, Murcia y Andalucía) vayan a aumentar sus gastos por encima de la media, hasta el 6,7% en el caso de Extremadura. El caso más sangrante es quizá el de Cataluña, que, en el colmo de las previsiones hipotéticas que comentaba al principio, contempla como ingresos seguros 2.200millones que en realidad están pendientes de negociación con el Gobierno central. Sin embargo, el resto de las regiones (Navarra, Comunidad Valenciana y Castilla- La Mancha) tampoco está mucho mejor, ya que debería recortar los gastos para compensar los desmanes de años anteriores, en lugar de conformarse con hundirse en el lodo de la deuda a la misma velocidad que la media.
 
 


Deja un comentario