26
dic
OkDiario

Como hicimos la pasada Navidad, a tan sólo unos días de que termine el año, toca hacer balance de cómo se ha comportado la economía durante el presente ejercicio, con relación a las perspectivas publicadas al cierre del año pasado.

Hablamos de un balance bastante inusual, dado que la pandemia que hoy acecha nuestra economía, como si de un cisne negro se tratase, no estaba contemplada en ninguna de las perspectivas publicadas. Por esta razón, debemos tener en cuenta que, pese a la desaceleración que ya registraba nuestra economía, las pérdidas previstas se han multiplicado conforme se iba incrementando la incidencia de la pandemia. Asimismo, debemos saber que comienza un nuevo año y, con las perspectivas ya publicadas por los principales organismos económicos, toca hacer balance y analizar los retos a los que debe enfrentarse la economía española durante los próximos meses.

Unos retos que, ante lo que ha supuesto la pandemia para nuestra economía, prevén multiplicarse durante los próximos meses. Así pues, el balance que muestra el presente ejercicio deja desolado a cualquier analista que se precie, mientras el pasado ejercicio cerrábamos con una desaceleración sincronizada que estaba ralentizando los niveles de crecimiento en todas las economías a nivel global.

Sin embargo, el inicio de 2020 provocó que esas previsiones que, a priori, estimaban débiles crecimientos durante el presente año, pasasen a presentar severas contracciones como las que hoy muestra nuestra economía en el análisis de los distintos trimestres. Unas contracciones que, como la del segundo trimestre, nos trasladaban a los peores momentos de la Gran Recesión.

Por esta razón, de la misma forma que no se contemplaba dicha situación al cierre del 2019, los retos que hoy se plantean para 2021, pasan más por recuperar la situación de partida que teníamos durante el pasado año que por transformar nuestra economía, como suscitaban los análisis al inicio del presente año.

En este sentido, y ante el deterioro registrado, el primer reto al que debe enfrentarse la economía española en el 2021 es el virus. España precisa una mayor eficiencia en la gestión sanitaria, máxime cuando quedan semanas para que dé comienzo la campaña de vacunación contra el virus. Y es que, por mucho que nos hayamos empeñado en convivir con el virus, este nos ha mostrado que una nueva normalidad, en la que el patógeno sigue presente en nuestro día a día, no es más que una utopía.  Por ello, y como muestran los principales analistas, acabar con el virus es la principal prioridad, especialmente con una economía donde cerca del 70% del PIB se concentra en el sector servicios.

En segundo lugar, y dado el deterioro del que hablábamos, debemos saber que una economía precisa comenzar a crecer. Por ello, entre los retos que plantea el 2021, el segundo al que tiene que enfrentarse nuestra economía es la gestión de las ayudas, así como de los préstamos que desde Europa, prevén llegar en los próximos meses.

El fondo de maniobra con el que cuenta nuestro país es tan escaso que su impacto en la economía es insuficiente. Por el contrario, los fondos europeos, supondrían una inyección que podría alcanzar el 3,3% del PIB durante los próximos 7 años. Así pues, gestionar los fondos, así como provocar que estos puedan llegar correctamente, es un reto al que debe enfrentarse nuestra economía; dados los precedentes, además, con los que cuenta nuestra economía en este sentido.

Recuperar el empleo perdido

En tercer lugar, cabe destacar que, España prevé registrar la mayor contracción registrada por una economía durante esta crisis, solo por detrás de Argentina. En este sentido, nuestro país acusa la mayor destrucción de empleo, así como de tejido productivo, de la Unión Europea. Con más de un millón de empleos destruidos -con un tejido productivo en el que el 30% de las empresas se encuentran en situación de quiebra técnica-, recuperar lo perdido se presenta como el tercer gran reto que debe afrontar nuestra economía en los próximos meses.

En cuarto lugar, el último reto al que se enfrenta nuestra economía es el control y el manejo de nuestras finanzas públicas. De acuerdo con las previsiones, el déficit, así como los niveles de deuda pública, prevén ensancharse hasta rozar máximos históricos. Sin embargo, de querer recuperar nuestra economía, garantizar nuestro fondo de maniobra y sanear nuestras finanzas, es condición necesaria para que la recuperación pueda materializarse.

En conclusión, debemos saber que, pese a los retos planteados, esto no quiere decir que España no presente situaciones que precisan ser corregidas para el correcto desarrollo y progreso de nuestra economía. Problemas como las pensiones, el Brexit, la productividad, la digitalización, el paro estructural y juvenil, siguen siendo muy relevantes y precisan ser corregidos para que la economía española comience a comportarse como el resto de las economías europeas. Sin embargo, en un escenario insólito, el covid-19 ha modificado los retos, priorizando la recuperación a esas reformas que deberán llegar, si no este año, el próximo sin falta.


Deja un comentario