15
oct
Civismo

Los retos y las amenazas que tiene por delante Europa fueron las principales tesis que ayer Florentino Portero compartió con Think Tank Civismo en la conferencia celebrada en Civican, Pamplona. Portero, historiador e investigador del Real Instituto Elcano, puso sobre la mesa los asuntos más preocupantes que el viejo continente debe resolver. Desde la óptica real que ha de tener la soberanía de los pueblos, destacó la compleja situación que comporta el libre tráfico de personas dentro de la Unión Europea (UE). Así, con un planteamiento actualizado de lo que debe ser la unión de países, puso en duda la imagen proyectada al resto del mundo.

Sin embargo, Portero quiso poner el foco en las amenazas más inminentes que tiene la UE y que le pueden suponer una degradación irreparable en el curso de los próximos años. “Maastrich debe renovarse”, dijo el investigador, quien en clave crítica puso en duda el liderazgo de las distintas naciones en estos momentos. Dicho liderazgo debe llevar, según Portero, a la reconducción cultural del continente a través del proyecto más ambicioso que existe en la UE: el euro.  En este sentido, afirmó que la moneda debe superar las diferencias culturales que dificultan hoy en día el desarrollo de Europa.

Asimismo, abordó una serie de dudas relativas al destino de Europa y cuáles han de ser sus objetivos en los próximos años. A este respecto, el historiador destacó la clara ausencia de un marco ideológico que sirva como guía en momentos críticos como los que vivimos, lo que refleja que “Europa está apagada”. Esta falta de una referencia ideológica es el reflejo de una delicada lucha que se vive hoy entre el relativismo y la razón científica que ha predominado tradicionalmente en el viejo continente. Con un cuestionamiento de todo lo conseguido, cabe plantearse si la Unión Europea será capaz de afrontar sus desafíos más inmediatos.