11
ago
OkDiario

El Índice Internacional de Derechos de Propiedad (IDP por sus siglas en español o IPRI por sus siglas en inglés) es la publicación más importante de la Property Rights Alliance o Alianza por los Derechos de Propiedad. Un IDP al que ha tenido accesoOKDIARIO en exclusiva, y que sirve como barómetro de la protección de los derechos de propiedad, y en el que España se sitúa en el puesto 46 de los 128 países evaluados.

La nota para nuestro país es de 5,8 sobre 12, lo que un profesor exigente daría como suspenso, pero ese maestro con la mano más relajada dejaría en un suficiente raspado. En la producción del IDP de 2016 participaron 102 think tanks y fundaciones de más de 70 países. Estas organizaciones estuvieron involucradas en la investigación y desarrollo de políticas de educación y promoción de los derechos de propiedad en sus países. En España, Civismo se ha encargado de desarrollar las tareas relacionadas con el IDP.

España al límite

Los resultados se obtienen de 10 categorías de estudio agrupadas en tres pilares:Entorno Político y Legal (EPL), Protección de la Propiedad Física (PPF) y Derechos de Propiedad Intelectual (DPI).

La nota de España en el IDP alcanza los 5,8 puntos. Esto sitúa a nuestro país en el puesto 17 de Europa Occidental y en el número 46 del ránking mundial. En elSubíndice de Entorno Político y Legal (EPL), España cosecha una nota de 5,7. Las instituciones del Estado de Derecho reciben 6,9 puntos, la independencia judicial se anota 4,2 y el control de la corrupción obtiene una calificación de 6,1.

En el Subíndice de Protección de la Propiedad Física (PPF), la evaluación recibida por España es de 5,5 puntos, con una nota de 5,6 en los derechos de propiedad vigentes, un 9,6 en calidad del registro de la propiedad y un 1,2 en facilidad para acceder al crédito.

En el Subíndice de Derechos de Propiedad Intelectual (DPI), la calificación de España es de 6,4 puntos, con 5,0 en el área de protección de la propiedad intelectual, 8,7 en protección de patentes y 5,5 en lucha contra la piratería y la defensa de los derechos de autor.

Finlandia, el primero de la clase

Los 10 países que obtienen un mejor resultado son Finlandia, Nueva Zelanda, Luxemburgo, Noruega, Suiza, Singapur, Suecia, Japón, Países Bajos y Canadá. Completan el top 20 Dinamarca, Australia, Hong Kong, Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Austria, Irlanda, Bélgica y Catar. En las 10 siguientes posiciones figuran Emiratos Árabes Unidos, Francia, Islandia, Taiwán, Estonia, Malasia, Malta, Chile, Portugal y Sudáfrica.

España ocupa el puesto 46, tres escalones por delante del número 49 cosechado en el IDP de 2015. Italia figura en el puesto 50 y Grecia, en el 56. A la cola del índice se encuentra Venezuela, que se ha convertido en el país con una peor protección de los derechos de propiedad.

La media mundial se resiente

La nota media cosechada en el IDP de 2016 es de 5,45 puntos. Por categorías, la evaluación del entorno político y legal (EPL) recibe una calificación media de 5,13 puntos, mientras que la de protección de la propiedad física (PPF) se queda en un 5,33 y la de los derechos de propiedad intelectual (DPI) sube a un 5,87.

Ajustando los resultados por población, la nota media en el IDP de 2016 baja del 5,45 al 5,28, si bien en la edición 2015 se quedaba en el 5,17. El 63% de la población mundial vive en países donde la nota cosechada en el IDP oscila entre el 4,5 y el 5,4, mientras que un 19% disfruta un rango de protección de los derechos de propiedad valorado entre los 5,5 y los 7,8 puntos.

Si dividimos a los distintos países del mundo en cuatro grandes grupos según su nivel de ingresos (ingreso alto, ingreso medio-alto, ingreso medio-bajo e ingreso bajo), podemos comprobar que la nota obtenida en todas las clasificaciones del IDP es más baja en los países menos desarrollados.

Entre los países de ingreso alto, los miembros de la OCDE obtienen un resultado mucho mejor que el resto. En el resto de países, el principal lastre es la incertidumbre que genera el Entorno Político y Legal (EPL), seguido de un débil refuerzo de los derechos de propiedad intelectual (DPI).