09
feb
Vocento

El turismo no es solo uno de los sectores más poderosos de la economía nacional al suponer un 12,3% del PIB, sino que además emplea al 12,7% de la población activa. Estos puestos de trabajo tienen una gran importancia porque, si hacemos caso a la encuesta del CIS, el paro se trata de la mayor preocupación de los españoles. Así, el turismo ocupa a muchas personas que difícilmente encontrarían empleo en otros sectores, como el tecnológico, y gracias a las casas rurales, se mitiga la despoblación del campo. Por otra parte, con el dinero que gastan los extranjeros que nos visitan, se logra superávit en nuestra balanza de pagos con el exterior, tan lastrada por la compra de hidrocarburos.

La relevancia del turismo va a aumentar con el tiempo, porque la industria de nuestro país tiende a ocupar cada vez a menos personas: las sustituye por robots inteligentes y, además, ahora se fabrican productos más sencillos y eficientes. Por ejemplo, el paso de un vehículo con motor de explosión a uno eléctrico va a reducir todavía más la plantilla de una fábrica de coches. Por último, la mecanización del campo y la dificultad de hacerlo rentable motiva que cada año necesite de menos trabajadores. La conclusión es contundente: hay que cuidar el turismo en extremo porque resulta imprescindible para seguir generando empleo a esa escala, reto asequible por las condiciones naturales de nuestro país.

Fuente: Vocento

Aunque 2019 ha sido el año con menor crecimiento de este sector (1,5%) desde 2013, dio empleo a una tasa 1,2 puntos mayor que el resto (2,3%). A pesar de disminuir las pernoctaciones (un 2,6%, por la caída de la estancia), los ingresos aportados por los turistas extranjeros han subido un 3,3%, gracias a que su gasto diario lo ha hecho un 6,1%, hasta los 110 euros. Esto ha convertido a 2019 en el año con mayor volumen de actividad turística (153.000 millones de euros).

La comunidad que más ha crecido en todos los indicadores es Madrid, en buena parte por haber albergado grandes eventos como la Cumbre del Clima. Por otra parte, Cataluña, con un incremento del 4,3% de los beneficios y del 8,3% en los ingresos por habitación disponible (este último, el porcentaje más alto de toda España), no se ha visto excesivamente afectada por los disturbios y los episodios de inestabilidad política que ha sufrido. Las ventas y los beneficios asociados al turismo han bajado en Canarias (-5,7% y -7,0%, respectivamente) y en Baleares (-3,2% y -5,1%), a causa del gran impacto que ha tenido la quiebra del operador turístico Thomas Cook, pues España figuraba como su principal mercado.

A pesar de la bajada de viajeros alemanes y de los países nórdicos en destinos de sol y playa, el turismo en el interior, la llamada ‘España verde’, ha crecido. Esta diversificación, que pone en valor nuestra gastronomía y patrimonio histórico-artístico, ha mejorado la economía y el empleo de las regiones sin costa. Así lo demuestra el aumento de las ventas en Castilla La Mancha (4,7%), Extremadura (4,3%), Castilla y León (3,8%) y Navarra (3,4%). Por último, convendría disponer de un estudio independiente sobre la influencia del salario mínimo en el mercado laboral del turismo, no vaya a ser que mate la ‘gallina de huevos de oro’ de muchos sitios.


Deja un comentario