15
abr
El Diario Montañés

 Dos datos con apenas días de diferencia que ponen a Cantabria en situaciones diametralmente opuestas. El primero, del Instituto Cántabro de Estadística (Icane) para sostener que el Producto Interior Bruto (PIB) regional creció un 2,6% de media durante 2017, esto es, medio punto menos que la media nacional, cuyo desarrollo alcanzó el 3,1% el pasado ejercicio. Como contrapunto, poco después, el Instituto Nacional de Estadística (INE) estableció la mejora de la economía autonómica en un 3,2% en base a la Contabilidad Regional de España, lo que supondría que la Comunidad se comportó una décima mejor que el conjunto del país. Una diferencia considerable de seis décimas sobre el mismo objeto de estudio que lleva directamente a diversas preguntas. ¿Cuánto crece realmente el PIB cántabro? ¿Por qué hay esta diferencia tan notable? ¿Qué estadística es más fiable?

Las consultas realizadas por este periódico arrojan diversidad de opiniones. El consultor de comunicación y agenda pública Juan Luis Fernández recalca que «aunque los métodos de Icane e INE para calcular el PIB son diferentes y los resultados lo son también, sin duda una diferencia de 0,6 puntos es inasumible para el debate cívico, porque equivaldría a concluir que no sabemos qué ha pasado realmente en la región, ni por tanto qué le conviene más», arranca.

Sentada esta premisa, Fernández argumenta por qué se inclina por el organismo cántabro, dependiente de la Consejería de Economía. «Como alternativa a esta perplejidad, es necesaria una decisión de confianza. Y me convence más el Icane por tres razones. La primera, que hace un seguimiento trimestral muy preciso de los indicadores. La segunda, que concuerda con los cálculos de servicios prestigiosos como Funcas, BBVA o Banco Santander. La tercera, que el INE ofrece ahora sólo una ‘primera estimación’, que deberá pasar aún por tres fases de revisión posteriores hasta que llegue a definitiva». A este respecto, históricamente se producen modificaciones sustanciales del dato inicial, pues la última definitiva, relativa a 2014, cambió hasta en tres décimas.

El consultor abunda en que «debemos confiar en nuestro propio servicio autonómico, que suele trabajar bien y con un modelo muy centrado en la realidad cántabra. No nos ha dicho del PIB de 2017 nada que la gente no estuviese notando ya en su vida cotidiana, pues en 2017 nuestra economía siguió creciendo menos que la española y, además, como indica el Icane se fue ralentizando porque empezamos el año a una velocidad del 2,9% y lo hemos terminado al 2,4%», sostuvo.

Otro criterio defiende el catedrá- tico de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad de Cantabria, José Villaverde. «¿A qué se deben las diferencias? A que se trata de estimaciones y a que hay distintas formas (metodologías) de realizarlas. ¿Cuál es más fiable? A priori yo me inclino más por las realizadas por el INE, porque tiene más experiencia y cuenta con más información de base. Aun así, las estimaciones de las que hablamos son provisionales y, con cierta frecuencia, las diferencias entre los valores provisionales y los definitivos son relativamente, y subrayo lo de relativamente, elevadas. En todo caso, y esa es mi opinión, entre crecer un 2,6 y un 3,2% no hay gran diferencia, por más que algunos quieran magnificarla».

David Cantarero, profesor titular de Economía en la UC, abunda en esta línea. «Consultada la información del INE y del Icane, para ambos su PIB a precio de mercado es del 4,3% en 2017. En todo caso, la fuente de información primogénita es siempre el INE, efectuando muchas veces el Icane la explotación de microdatos de indicadores previamente suministrados por el Instituto Nacional».

INE como referencia

En consecuencia, según Cantarero, «la estadística de referencia aquí es la del INE, donde se refleja un 3,2% de incremento del PIB en 2017. La posible discrepancia puede ser porque ese 3,2% es una primera estimación, pero en todo caso siempre optamos por la estimación de referencia nacional que es la que da el INE».

Julio Pomés, presidente de Civismo, subraya que «la disparidad planteada está ocurriendo, en mayor o menor medida, entre todos los centros que producen información estadística. Puestos a escoger, yo siempre tengo mayor confianza en el INE porque su metodología, al estar estandarizada internacionalmente, es la misma en toda Europa, lo cual implica que tenga rigurosos controles sistemáticos y permanentes en la elaboración estadística».

En cambio, sugiere «que se atribuya más crédito a los resultados cuando estos son similares en los distintos centros estadísticos». Con esta premisa, el Icane sale reforzado, pues se aproxima a las predicciones de Funcas (2,8%), Santander (2,6%) y BBVA (2,5%).

¿Y el Gobierno? Desde la Consejería de Economía rechazan las previsiones del órgano bajo su gestión y se abrazan al mejor dato del INE. El departamento que dirige Juan José Sota destaca que entre 2015 y 2017 la riqueza regional ha mejorado en 886,6 millones. En la anterior legislatura del PP –2011-2015– la Comunidad se empobreció en 395,5, manifiestan.