14
sep
OkDiario

El informe de BBVA Research publicado la pasada semana mostraba la mala situación del mercado laboral y la destrucción de empleos derivada de la pandemia. El análisis mostraba la comparativa de los datos de empleo de este periodo con los registrados durante la crisis económica de 2008.

Entre otras cosas, el informe trataba de analizar el comportamiento de la economía en materia de empleo y de encontrar similitudes, así como divergencias, entre lo ocurrido durante ambas crisis en materia económica.

Los datos analizados arrojan un claro pesimismo sobre la economía española actual, la cual, de seguir en un escenario similar, podría lastrar nuevamente la recuperación de nuestra economía tras la crisis que hoy sacude al elenco de economías del planeta.

Contraste en los resultados

Atendiendo a lo que recogía dicho informe, la crisis pasada en comparación con esta, presenta claras diferencias que alivian a nuestros mandatarios, así como a aquellos economistas que tratan de buscar una explicación para comentar lo ocurrido.

En este sentido, la principal diferencia se encuentra en la destrucción de empleo. Una destrucción de empleo que, en relación con la caída del 18% que ha experimentado el PIB, presenta un menor acoplamiento que en la crisis pasada. Todo ello, debido a esos mecanismos que, como los ERTE, permiten hibernar aquellos empleos que no podían continuar desarrollándose en un escenario de confinamiento.

Sin embargo, los últimos informes subrayaban la vulnerabilidad de una economía que presentaba la mayor destrucción de empleo- cifrada en el millón de empleados- del conjunto de las economías de la Unión Europea. En este sentido, la destrucción de empleo registra cifras similares a las de 2008, pero con la salvedad de que estamos hablando de una destrucción similar en un plazo de tres meses, a diferencia de otras crisis.

Como se puede observar, hablamos de una destrucción de empleo que, ante el elevado desempleo estructural que ya mostraba nuestro país -tanto en materia juvenil como a nivel genérico-, no deja a nadie indiferente.

Además, cabe destacar el reciente estudio publicado por la OCDE que trata de recoger el comportamiento que presenta la creación de empleo en el país, tras disiparse las medidas de distanciamiento social. Una creación de empleo que, al igual que ocurre con la destrucción de empleo recogen ese claro descuelgue de la economía española en una recuperación asimétrica para el conjunto de países de la Unión Europea.

España, a la cabeza de la UE

España, de acuerdo con Eurostat, se sitúa como el país que más empleo ha destruido durante la pandemia, y además también presenta el menor ritmo de creación de empleo del conjunto de países que integran el bloque comunitario.

En este sentido, la publicación recoge el ritmo de creación de empleo de las distintas economías de la Unión Europea, así como el número de horas trabajadas en cada una de ellas, situando a España como el país que registró el mayor descenso en el ritmo de creación de empleo durante el segundo trimestre y la mayor caída en las horas trabajadas de todo el bloque, como consecuencia del impacto de la crisis del covid-19.

Los datos que presenta la oficina estadística de la UE para el país recogen un retroceso del 7,5% en el empleo en el segundo trimestre de 2020, en su contraste respecto al primero. Además, si comparamos la tasa española con la que muestra la media europea, podemos observar como está muy por encima de la registrada en la UE (-2,7%), así como en la eurozona (-2,9%).

Por último, si realizamos una comparativa interanual, España también fue el país que mayor descenso porcentual presenta del conjunto de países miembros. Por otro lado, en lo que respecta a las horas trabajadas, en España descendieron un 21,4% durante el segundo trimestre, en su contraste con el primer trimestre.

Los datos vuelven a avalar ese peor comportamiento de la economía española, así como esas divergencias con nuestros socios europeos. Pues, como muestra el último estudio del Banco de España, nuestro país muestra claros síntomas que constatan el mal funcionamiento de nuestro mercado laboral, los cuales podrían lastrar la recuperación dejando a la economía española por detrás de otras economías que presentan un mayor dinamismo, como es el caso de Alemania u Holanda.

La recuperación de la economía española peligra ante los datos que se muestran, ya que la creación de empleo en España sigue siendo muy escasa. Tanto es así que hablamos de una recuperación del 42% de todo el empleo perdido entre los meses de febrero y abril, descontando la estacionalidad que presenta la mayor concentración del empleo en el sector turístico.


Deja un comentario