07
jun
Actualidad Económica

Una sociedad es más libre cuando hay auténtica libertad de prensa. Esta sigue acosada por quienes quieren manipularla en todo el mundo, España incluida. La primera amenaza se encuentra en el control político de los medios de comunicación, bien mediante financiación directa o a través de una regulación privilegiada. Hay Gobiernos que otorgan subvenciones o publicidad institucional a las televisiones, radios o periódicos que les apoyen. El poder todo lo puede comprar y la vulnerabilidad económica de los diarios en papel y las cadenas de televisión ha supuesto que disponer de medios adictos al régimen salga muy barato. Afortunadamente, ceder al chantaje se paga. Un medio pierde su credibilidad cuando se deja pervertir en su misión más noble: la búsqueda de la verdad. La corrupción es peor cuando se trata de un medio público, pues con el dinero de todos no se puede favorecer la política partidista del Gobierno de turno.

Un medio de comunicación tiene más fácil ser libre cuando lo financian los particulares que acceden a sus contenidos. Lamentablemente, hay pocas personas dispuestas a pagar el esfuerzo de tantos periodistas, quienes, con su ingenio, añaden el valor de sugerir una interpretación esclarecedora, para que cada uno se forje su propio criterio.

Fuente: Actualidad Económica

La ONG Reporteros Sin Fronteras elabora cada año el Índice Mundial de la Libertad de Prensa, un indicador muy útil para conocer hasta qué punto los periodistas y los medios se enfrentan a trabas o censuras para informar y opinar. En esta clasificación, se asigna una menor puntuación cuanto mayor es la libertad en el país. Noruega es el campeón mundial, con 7,84 puntos, seguido de otros tres escandinavos: Finlandia (7,93), Dinamarca (8,13) y Suecia (9,25). Constituye un motivo de orgullo que, de las 180 naciones que componen esta lista, las cinco que lo encabezan sean europeas. España, con 22,16 puntos, ocupa una aceptable 29 posición a nivel global y la 17 en la UE-27, por debajo de la media (19,78).

Si se compara esté índice con el de la integridad del Gobierno que presentó la Heritage Foundation, se aprecia una correlación entre ambas variables de 0,822, es decir, muy alta. Los países con un Gobierno más honrado son Finlandia (96,1), Noruega (95,6), Dinamarca (93,0) y Suecia (91,4). Resulta sorprendente que coincidan con los cuatro líderes en libertad de prensa. ¿Se deberá a que allí donde hay medios de comunicación más libres los Gobiernos se comportan de un modo más ético? Desde luego, así parece sugerirlo la correlación, aunque no lo demuestre.

Hablar de libertad de prensa hace pertinente aludir a las recientes declaraciones (que el ministro de Justicia atribuye a un lapsus) del jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil cuando afirmó: “Otra de las líneas de trabajo es también minimizar ese clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno”. Que se persiga a quienes critiquen al Ejecutivo debería poner en guardia a los ciudadanos para los que vivir en libertad se trate de una condición esencial.


Deja un comentario