27
jul
finanzas.com

El Think Tank Civismo sostiene que el nuevo Gobierno de Navarra, que este mes ha cumplido un año, ha traído más deuda, más paro y menos empresas.

Para Civismo, el Ejecutivo foral ha emprendido «una ofensiva contra las empresas y los contribuyentes navarros en busca de unos ingresos que no sólo no llegan, sino que se van», lo que sumado a un «imprudente manejo fiscal ha generado un agujero presupuestario y un aumento del endeudamiento» al que suma «un deterioro del empleo, con una tasa creciente de paro que contrasta con la tendencia observada en el resto de España».

El Think Tank precisa en un informe que la reforma fiscal buscaba aumentar la recaudación en 127 millones en 2016 y 72,5 millones en 2017, pero hasta el mes de abril los «han caído en 12 millones» mientras los gastos han aumentado en 55.

Y este aumento del gasto público, que inicialmente iba a ser financiado con esa supuesta subida de los ingresos, ha hecho que Navarra «vea desaparecer el superávit del que gozaba en el primer cuatrimestre de 2015» y que haya pasado a «un déficit de 13 millones».

«Este deterioro de las cuentas de Navarra contrasta con el conjunto de comunidades autónomas, ya que sólo seis de ellas, contando la propia Comunidad foral, registran un peor resultado respecto al año anterior», subraya Civismo, y añade que además entre estas seis comunidades «es Navarra la que ha cosechado las peores cifras».

Según sus datos, el superávit retrocede en un 0,37 % del PIB y «así, mientras que la mayoría de comunidades autónomas reducen sus desequilibrios, Navarra encabeza el grupo de las que los agravan».

A ello agrega que el «agujero en las cuentas en el primer cuatrimestre del año ha tenido también efectos sobre la deuda publica, cuyo ritmo de crecimiento se ha acelerado» y ha pasado de 84 millones en el primer trimestre de 2015 a 193 en 2016, «un aumento de más del doble».

«De perpetuarse esta tendencia de aumento de gastos y caída de ingresos, la deuda pública podría seguir incrementándose hasta alcanzar niveles alarmantes», advierte Civismo.

El Think Tank analiza asimismo la evolución del empleo, «otro dato preocupante» porque desde la llegada del nuevo Gobierno «el desempleo no ha dejado de aumentar, pasando del 12,55 % en el segundo trimestre de 2015 al 14,25 % en el primer trimestre de 2016».

Una subida de casi dos puntos «que invierte la tendencia de reducción del paro que se había conseguido desde 2013, año en el que el desempleo alcanzó su máximo histórico al situarse en un 19 %», recuerda, y apunta que estos datos indican que Navarra «sigue el camino contrario al del resto de España, donde, en el mismo periodo la tasa cayó del 22,3 % al 21 %».

Por último Civismo señala que en el ámbito empresarial «la incertidumbre regulatoria y fiscal» del nuevo Ejecutivo «provocó la salida de veinte empresas» y unido a este efecto inicial negativo en 2016 se han creado en el primer trimestre un 1,3 % menos sociedades que un año antes, lo que Civismo atribuye al nuevo Impuesto de Sociedades al 28 %.

Un dato que contrasta con el resto de autonomías, salvo País Vasco, que registran un incremento de nuevas empresas con un tipo del 25 %, y cita como ejemplo La Rioja, con un 60 % de sociedades constituidas que en 2015.