03
jul
Diario de Navarra

Cada navarro habrá trabajado este 2014 un total de 181 días para el Estado. O lo que es lo mismo: el salario que haya percibido desde el 1 de enero hasta el 30 de junio se habrá destinado de manera íntegra al pago de sus impuestos. Ayer, el Tkink Tank Civismo, dirigido por Julio Pomés, presentó el Día de la Liberación fiscal, día en el que cada ciudadano termina de pagar impuestos y empieza a ganar dinero para sí mismo.

Hace cuatro años, en 2010, los contribuyentes navarros terminaron de pagar sus impuestos el 22 de junio. En cambio ahora, y después de varias subidas impositivas, pagan 685 euros más en impuestos, lo que requiere de 8 jornadas más de sueldo para abastecer a las arcas públicas. “De esos 685 euros, 80 son por la subida del IRPF, otros 200, son por el incremento del IVA de Zapatero, otros 394, por la subida, también del IVA, de Rajoy, y el resto, 11 euros, se corresponde con otros impuestos”, explicaba ayer Cristina Berechet, la autora del estudio que indica que Navarra es una de las comunidades autónomas donde antes se termina de pagar los impuestos. La mayoría de los españoles acabaron ayer.

En concreto, con el sueldo de 41 días se paga el IRPF, con el de otras 25 jornadas laborales, el IVA; con el de 102, a la Seguridad Social; lo que se obtiene con el trabajo de otros 11 días se destina al pago de los impuestos especiales y por fin, otros cinco días son para otros impuestos. Lo que queda del año, 184 días, van a los trabajadores para hacer frente a sus pagos y al ahorro.

Durante la presentación del estudio, el presidente del “Think tank”, Julio Pomés, aseguró que “el estado del bienestar cuesta medio año de los ingresos” y abogó por “avivar el debate sobre si la calidad de los servicios públicos se ajusta a lo que pagamos”.

Según los cálculos de Cristina Berechet, con la reforma fiscal que prepara el Gobierno, un trabajador que gane 24.400 euros brutos al año (más los 7.200 euros que paga por él su empresa a la Seguridad Social) verá su “liberación” adelantada nueve días, hasta el 24 junio, un esfuerzo fiscal parecido al de 2010.

Por su parte, un mileurista ahorrará 12 euros al mes, pero seguirá trabajando para la administración seis días más que en 2010 (cuando comenzaron las subidas de impuestos), “lo mismo que quien gana 100.000 euros brutos año”, según Berechet.