20
feb
Diario de Navarra

Fernando Eguidazu Palacios (Bilbao 1944), vicepresidente del Círculo de Empresarios y presidente de su Comité de Política Económica, en referencia a la eficiencia en las diferentes administraciones autonómicas y a la deuda acumulada por Cataluña o Valencia, considera que “estando en Navarra es de justicia advertir que no se puede meter a todas las autonomías en el mismo saco porque Navarra o el País Vasco constituyen en ejemplo de buen hacer”.

Invitado a una conferencia por el think-tank Civismo, el que fuera director general de Fraternidad-Muprespa, se lamenta de lo que califica de retraso e improvisación del Gobierno a la hora de implantar medidas económicas. Fernando Eguidazu ha sido jefe del Gabinete Técnico del Ministerio de Comercio y Turismo (1978-1981), director general de Ordenación Económica (1981-1982) y directorgeneral de Transacciones Exteriores (1991-1993) en el Ministerio de Economía.

– Ante la polémica sobre las entidades que reciben dinero público y llegan a recompensar a quienes no lo han hecho bien, Caja Madrid ha decidido no pagar los bonus a los antiguos directivos. ¿Está de acuerdo con la decisión? 

Cuando una entidad es privada los dueños pueden retribuir como les parezca a sus ejecutivos, pero en las grandes corporaciones no está tan claro quién es el dueño ni cómo puede ejercer sus derechos porque los consejos de administración no siempre responden a la estructura del accionariado y, a veces, los dueños están cautivos de unas pocas personas que se autoasignan esas retribuciones. Hay una opacidad que quita legitimidad moral a algunas retribuciones. Se pueden producir problemas de mala gestión, que son a veces errores de cálculo, pero los errores no se pueden resolver con que unos salgan perdiendo como accionistas y otros saliendo de rositas como gestores. ¿De acuerdo con Caja Madrid? Moralmente sí, pero legalmente diría que es muy discutible. 

– ¿Independientemente de que hayan llegado tarde, son buenas o malas las medidas que ha adoptado el Gobierno?

Creo que van en la buena dirección, pero imperdonablemente tardías con ritmos absolutamente inadecuados y de forma improvisada y vacilante. Si se hubiesen hecho hace dos años no estaríamos como
estamos.

– ¿En qué aspectos insuficientes?

En la reforma del mercado de trabajo porque no se ha abordado lo principal que es la negociación colectiva. De la parte abordada que es el coste del despido salió una norma hace dos meses que no se ha desarrollado. En cuanto al recorte en gasto público, es insuficiente y basado en una previsión optimista de los ingresos que no se va a cumplir. Se basa en un recorte en la inversión y no en el gasto corriente. Hemos cerrado el año bastante bien con un déficit del Estado menor pero porque que ha crecido el IVA y la inflación favorece la recaudación.

– ¿Cuál deber ser el diseño y mapa final de las Cajas de Ahorros?

Creo que se va en la buena dirección y es una buena medida que se conviertan en bancos. Es una anomalía que el 50% del sistema financiero español no tenga dueño o, por ser más malévolos, los dueños sean los políticos. Un sistema normales que las cajas buenas absorban a las malas y el Estado ayude con fondos públicos o sacando los activos tóxicos a un banco malo. Pero se ha hecho al revés. El proceso lógico es: primero aflorar los activos de riesgo, sanear, ayudar con capital público a los se pueden salvar y liquidar ordenadamente a los que no se pueden salvar. Lo que no se puede es pedir que se invierta, sanear y ya se verá si se nacionaliza. Se ha estigmatizando un sector en el que había de todo.

– ¿Cree que con el PP la economía funcionará mejor? ¿Por qué Rajoy no enfatiza en su programa económico?

Creo que van a ser administradores más rigurosos y que tienen cuadros mejor preparados que no
van a incurrir en la improvisación. Nuestro país se enfrenta a un panorama muy desagradable
y me temo que vamos a convivir con tasas altísimas de paro durante muchos años. Se van a exigir reformas políticamente muy duras de adoptar en el área de gasto autonómico y en el marco laboral. Y un candidato que anuncie fuertes sacrificios igual no entusiasma al electorado. No tengo contacto con PP y no sé si esa es la razón.

– ¿Desde su punto de vista, qué debe corregir o apuntalar Navarra?

Creo que la debilidad es que tiene poca población. En unos años España ha pasado de 40 millones a 47 y Navarra, en parecida proporción, de 555.000 a 622.000. Tiene un problema de comunicación insuficiente, aunque creo que nos hemos pasado de kilómetros de AVE en este país. Navarra tiene una estructura económica con la que hasta ahora le ha ido muy bien porque el despegue ayuda a la exportación,
pero es muy vulnerable por el peso tan alto del sector de automóvil en el PIB navarro. Además el
automóvil tendrá un futuro complejo en la medida que se conviertan en fabricantes los países emergentes. Se requerirá cierta diversificación. Y creo que hay dos formas de afrontar el futuro: una, que los gobiernos regionales digan cuáles son los sectores de futuro, pero eso me parece una barbaridad porque siempre se equivocan. Lo que tienen que hacer es crear unas condiciones para que las empresas de la región aprovechen las oportunidades, que las aprovecharán .

– En el debate entre lo público y privado existe una controversia sobre convertir la enfermedad en una oportunidad de negocio en detrimento del sector público. ¿Hasta qué punto es saludable para la población que no puede acceder a la sanidad privada?

Es un debate ideológico creo que arcaico. Que la sanidad sea pública significa que todos los ciudadanos
reciban atención puedan o no puedan pagarla. Lo que no significa es que la gestión deba hacerla el Estado. Y eso vale para también para la educación. Si los ciudadanos tienen derecho a la sanidad lo que hay que es el problema que gane dinero si al final beneficia a la colectividad? En la Suecia actual que tanto admira la izquierda el sistema educativo es básicamente privado. Se ha implantado un sistema en el que cada sueco puede elegir colegio público o privado. El Estado paga el coste lo mismo en el colegio público que en el privado. Otra cosa es el coste de la sanidad en España. En el año 50 la esperanza de vida era de 62 años y hoy es de 82. En los últimos 20 años de vida de una persona el consumo sanitario es doce veces mayor que durante su vida anterior.

HAY AUTONOMÍAS SERIAS Y OTRAS CON UN DÉFICIT INASUMIBLE

Convencido de que la economía navarra, la primera en salir de la recesión, está más enganchada a Europa que a España, Fernando Eguidazu considera que las empresas extranjeras son excelentes embajadoras de la Comunidad Foral toda vez que las empresas “ya no invierten en países, sino en regiones”. Aventura que Navarra podría convertirse en polo de atracción para inmigrantes cualificados. “¿Por qué Navarra se ha convertido en potencia eólica? Porque unos empresarios vieron una oportunidad. Lo que tiene que hacer un gobierno es garantizar impuestos bajos, población con nivel educativo alto,mercado laboral flexible, marco regulatorio sencillo y energía barata. Ya encontrarán las empresas su camino” advierte. Se activa una nueva preocupación: el del déficit de las autonomías, sobre todo tras el visto bueno que ha recibido Artur Mas desde la Moncloa para suscribir deuda. Hemos pasado de una época en la que las autonomías eran sagradas a ser denostadas hoy como un saco de despilfarro e irracionalidad.

Y ni lo uno ni lo otro. Cierto que Navarra tiene el convenio, pero hay autonomías serias y bien gestionadas como Navarra y País Vasco, y hay otras con un déficit inasumible. Cataluña, Baleares, Valencia y Castilla La Mancha que tienen una deuda acumulada que esmás del15% del PIB, algo insostenible por el gasto descontrolado. Tenemos 1,7millones de empleados públicos autonómicos y hace diez años 600.000. Y no es razonable que haya 17 defensores del pueblo, 15 tribunales de la competencia o 14  institutos meteorológicos.

 


Other content about #Navarre