Return

Events

¿Recesión global? España y el mundo

26
jan
 Hotel Palacio Guendulain, Calle de Zapatería, 53, 31001 Pamplona, Navarra 26/01/2012 19:00h

Belén Romana, secretaria general del Círculo de Empresarios, afirmó ayer en Pamplona que 2012 será un año de muy poco crecimiento en el mundo desarrollado, pero preciso que “el problema sólo son Europa y Estados Unidos”. En este sentido, explicó que el mundo centrado en el Atlántico está terminando y el eje del comercio se desplaza cada vez más hacia el Pacífico. El problema común, desarrolló la consejera de Acerinox y Ageas, es que “los países desarrollado han utilizado la política expansiva para apuntalar el crecimiento, pero esa era la única bala y su efecto ya ha acabado”. Por otra parte, argumentó que la deuda pública puede tener otros efectos negativos, como que, al ser el crédito limitado, resta financiación a las empresas privadas viables y la encarece. Sin embargo, en su opinión, ya no queda lugar para el debate: “cuando los mercados no conceden deuda, no hay posibilidad de políticas keynesianas”.


“El mundo no está en recesión, el problema son Europa y Estados Unidos”

Belén Romana


Dentro de España, destacó que el mercado de trabajo no es un problema de ahora, sino constante: “Mientras que en otros países crece la economía porque aumenta la productividad, en España crecemos a base de aumentar el número de trabajadores, pero disminuyendo la productividad media”. De acuerdo con Romana, esto supondría que cuando llega una recesión, el mercado se ajusta enviando a una gran cantidad de gente al paro. “¡Y a pesar de esos síntomas todavía hay quien rechaza reformar el modelo laboral!”, lamenta. Sin embargo, también destacó que la economía española tiene otros puntos fuertes: “Es el único país desarrollado, junto a Alemania y Japón, que ha mantenido su cuota respecto al comercio mundial, porque en muchos sectores seguimos siendo competitivos”.

En contraste con lo que opinan muchos otros expertos, Romana rechazó que el crédito fuera uno de los problemas más acuciantes. De hecho, defendió que los bancos sí están prestando, ya que “la tasa de denegaciones no ha bajado en absoluto, lo que indica que se trata de un problema de demanda”. “Hay muchas empresas que, como su situación es peor que la de hace unos años, no pueden endeudarse en las mismas cantidades”, explicó. La secretaria general del Círculo de Empresarios también rechazó la tasa Tobin como una forma de hacer que los bancos aporten recursos a la hacienda pública. “El propio Tobin ya se desmarcó de esa iniciativa por considerar que sería muy difícil de aplicar”, señaló. “Además, ¿quién será el agente internacional que imponga la recaudación y reparta la tasa? Al final, es un problema de ejecución”. Aludió a Suiza que, en este sentido, podría salir muy beneficiada, mientras que los bancos trasladarían el aumento de los costes a sus usuarios.