17
mar
Cinco Días

Con la investidura del presidente Pedro Sánchez, el tema de las pensiones parece haberse esfumado del debate político. Una cuestión que, como ya avisábamos desde hace meses, requiere de una actuación integral para solventar el verdadero problema estructural que atraviesa el país en este aspecto. Sin embargo, con los votos ya depositados en las urnas y la revalorización pactada, el tema ya está más que apartado en el Congreso.

Si observamos los datos que ofrece el Gobierno en materia de pensiones podemos constatar cómo esa revalorización que se hizo a principio de año ya se nota en las cuentas del Estado. El gasto en pensiones vuelve a dispararse, a la vez que España sigue sin un proyecto presupuestario que trate de paliar los grandes niveles de deuda y déficit que está soportando el país, bajo la presión ejercida por la Unión Europea en materia de disciplina económica y para el cumplimiento integral de los Pactos de Estabilidad y Crecimiento (PEC).

De acuerdo con las cuentas públicas, el gasto en prestaciones, con la revalorización, ya se ha disparado un 3,2%. Una cuantía que se cifra en casi 10.000 millones de euros –9.872 millones– y que sigue teniendo un gran peso en las cuentas públicas. Tal es su peso que ya representa cerca del 20% de ese gasto, con un componente anecdótico que le sitúa como la mayor partida de desembolso público que en estos momentos soporta el Estado español. Pero, sin embargo, seguimos sin abordar su reforma. Hace tan solo unos meses conocíamos la estructura de financiación de las pensiones en el país, incapaz de afrontar la totalidad del pago de las prestaciones con recursos propios, hasta el punto de que el abono de las pensiones en estos momentos se está teniendo que afrontar en parte con cargo a la deuda pública. Es decir, nos estamos endeudando para pagar.

Un endeudamiento que no podemos seguir engordando. España tiene un elevado nivel de déficit, así como una deuda que sigue sin reducirse por debajo de los niveles cercanos al 100% del producto interior bruto. Una situación que, de no corregirse, podría provocarnos severos problemas en el futuro. Sin embargo, si atendemos al proyecto presupuestario y la previsión de ingresos y gastos, los datos muestran que esa corrección, al menos hasta ahora, sigue sin plantearse en el Consejo de Ministros.

España sigue precisando una reforma integral en la situación de las pensiones. Como pudimos observar en los datos de Eurostat, somos el país con mayor nivel de desempleo juvenil de Europa: uno de cada tres jóvenes en el país se encuentra en situación de desempleo. Esto a la vez que la generación de los baby boomers comienza a jubilarse y aumenta el número de pensionistas.


Leave your comment


Other content about #National policy