27
jul
OkDiario

Cuando ha pasado un año desde que Uxue Barkos accediera a la Presidencia de Navarra, el balance económico de su mandato se puede resumir en desastre. Las promesas de ‘cambio’ se resumen en una caída del 1% en los ingresos fiscales, la desaparición del superávit para llegar aun déficit del 13 millones de euros, un incremento de más del 100% en el ritmo de crecimiento de la deuda pública, un aumento del paro y una caída en la constitución de empresas, según refleja un informe del Think Tank Civismo referido al primer cuatrimestre del año.

Tal y como recuerda el informe El cambio llega a Navarra: más deuda, más paro y menos empresas, el Ejecutivo navarro puso una reforma fiscal con la que esperaba aumentar la recaudación en 127 millones en 2016 y 72,5 millones en 2017. Sin embargo, y confirmado lo que describe la curva de Laffer, los ingresos por vía de los impuestos han caído en 12 millones de euros, lo que supone un descenso del 1% que se aleja de las populistas estimaciones de Barkos y su equipo.

De superávit a déficit

La caída de los ingresos han descuadrado las cuentas de la Comunidad Foral, puesto que ha ido acompañada de un incremento del gasto público en 55 millones, lo que supone un aumento del 5% con respecto a un año antes. Como los planes del Ejecutivo de Barkos pasaban por financiar ese aumento mediante el crecimiento de los ingresos, y ha ocurrido todo lo contrario, Navarra ha dicho adiós al superávit que registraba al cerrar 2015, que era de 55 millones de euros. En estos momentos ha pasado a tener un déficit de 13 millones.

La política intervencionista y de mayores impuestos de Barkos ha convertido a Navarra en la región española que lidera el reducido grupo de seis comunidades que obtienen un peor resultado que el año pasado, al retroceder su superávit en un 0,37% del PIB. En este conjunto se incluye una La Rioja que mantiene superávit pero menor que en el anterior cuatrimestre y a Andalucía, Asturias, Cantabria y Extremadura, que han visto aumentar su déficit.

Aumento de la deuda pública

El informe de Civismo alerta también de que la “deuda pública podría seguir incrementándose hasta alcanzar niveles alarmantes” de continuar el aumento de los gastos y la caía de los ingresos. Por el momento, el ritmo de crecimiento ha hecho más que duplicarse en el primer trimestre del año con respecto al mismo periodo de 2015. En concreto ha pasado de crecer en 84 millones de euros a hacerlo en 193 millones.

Crece el paro

Bajo el Gobierno de Barkos Navarra también ha pasado de ser una comunidad autónoma en la que se creaba empleo ser una donde se destruye. Desde que el nuevo Ejecutivo llegó al poder, el desempleo no ha dejado de aumentar, pasando de un 12,55% en el segundo trimestre de 2015 a un 14,25% en el primer trimestre de 2016.

Esta subida de casi dos puntos invierte la tendencia de reducción del paro que se había conseguido desde 2013, año en el que el desempleo alcanzó su máximo histórico al situarse en un 19%. Navarra ha tomado en esta materia la senda contraria a la del resto de España. En el conjunto del país, la tasa de paro cayó en el mismo periodo de un 22,3% a un 21%.

Salida de empresas y menor creación de otras nuevas

Civismo señala que en el ámbito empresarial el Ejecutivo de Barkos no ha sido recibido con entusiasmo y destaca un dato: “La incertidumbre regulatoria y fiscal que generaron provocó la salida de veinte empresas en el segundo semestre de 2015”. A esto se suma que disminuye el ritmo de creación de nuevas empresas. En concreto, durante el primer trimestre del este ejercicio se constituyeron un 1,3% menos que en el mismo periodo del año pasado. El descenso se produjo, recuerda el informe, justo cuando empezó a aplicarse la reforma fiscal, que eleva el Impuesto de Sociedades al 28%.

Todas las comunidades autónomas, salvo País Vasco y Navarra, registran más empresas constituidas en el primer trimestre de 2016 que en el de 2015. “En ello ha influido, sin duda”, señala el estudio, “el que ambas regiones son las que tienen el Impuesto de Sociedades más alto en el presente año: un 28% de tipo general, frente al 25% del resto de España”.

La comunidad en la que más aumentan las empresas constituidas colinda con Navarra y País Vasco. Es La Rioja, con un 60% más respecto a 2015. Según Civismo: “Una diferencia de esa magnitud entre territorios vecinos puede hacer que muchas empresas se constituyan en la región menos opresiva fiscalmente, para evitar que sus beneficios de disipen en impuestos”.