01
jun
ABC

Durante una de las intervenciones que realizó ayer en el Congreso de los Diputados Pedro Sánchez atribuyó toda la caída del Ibex y el repunte de la prima de riesgo producida durante los últimos días a la inestabilidad política de Italia. Sin embargo, ayer el mercado cuestionó sus palabras. La Bolsa, de hecho, solo se tiñó de rojo con las palabras de Aitor Esteban, portavoz del PNV, en la Cámara Baja.

El Ibex, que empezó el día al alza e incluso rondó la recuperación de los 9.600 puntos, perdió finalmente un 1,05% y se situó en los 9.465 puntos. Lo que parecía una sesión plana, e incluso algo positiva, terminó con el selectivo español acercándose aún más a los mínimos del año. Por el momento, el descenso de mayo ya supera el 5%.

En estas jornadas de incertidumbre, la banca está siendo el sector que más está sufriendo, y ayer no fue una excepción. De hecho, BBVA, Caixabank y Santander estaban teniendo cotizaciones al alza a media sesión –0,81%, 0,43% y 0,88%, respectivamente– y conforme avanzó la jornada acabaron con pérdidas. Así, el valor de BBVA cayó un 1,30%, Caixabank se desplomó un 2,55% y Santander descendió un 1,58%. El resto del sector también cedió: Bankia un 1,76% y Sabadell un 3,49%. La volatilidad se extendió al resto de los «blue chips»: Iberdrola (1,65%), Telefónica (1,04%), Inditex (1,42%) ACS (1,88%) y Endesa (1,10%) también cerraron en rojo.

La buena noticia llegó por parte de la prima de riesgo, que continuó bajando ayer y suavizó las alarmas que se habían ido creando durante la semana en el mercado de deuda. En concreto, el riesgo país terminó la jornada en los 115 puntos, mientras que el interés de los bonos con vencimiento a diez años bajó del 1,674% al 1,498%.

En el resto de plazas europeas la jornada también estuvo marcada por la imposición de aranceles al acero y al aluminio a la UE por parte de EE.UU., después de que finalizara el periodo de excenciones. Esta medida arrastó a pérdidas a la Bolsa alemana, que lideró las caídas, con un retroceso del 1,40%. Además, París bajó un 0,53%, Londres descendió un 0,15% y Milán se contrajo un 0,06%.

En este contexto, los analistas se mantienen cautos. Y señalan que, si bien Italia ha tenido un gran impacto en el mercado español, este también ha estado condicionado por los vaivenes políticos producidos en las últimas horas. «El escenario probablemente más negativo sería un gobierno de coalición formado por PSOE y Podemos, aunque en ese caso dependería del peso respectivo de las dos partes», señalaba ayer Julien-Pierre Nouen, economista jefe de Lazard Frères Gestion.

Y es que el mercado sigue desconfiando de determinadas posiciones de la formación morada. Sobre todo, las relacionadas con el encaje europeo de España. El economista de Lazard pide en su análisis que el PSOE sea «capaz de dominar las tendencias euroescépticas» del partido dirigido por Pablo Iglesias.

La deuda, otra duda

Junto al rompecabezas político, el mercado de deuda representa otro foco de incertidumbre. Javier Santacruz, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), destaca que «existe una relación directa entre la prima de riesgo y la Bolsa porque los grandes bancos españoles cuentan con una extensa cartera de deuda española e italiana». Por ello, que el riesgo país suba afecta al balance de estas entidades financieras. Un sector que, para más inri, condiciona por completo el movimiento del Ibex. Según Santacruz, todas las miradas se dirigen ahora al Banco Central Europeo. En concreto, sobre la posición que tomará en los próximos meses en el mercado de deuda. «No se han producido manifestaciones directas sobre este asunto, por lo que un anuncio en los próximos días tendrá un gran impacto», destaca el analista. Todo ello sin perder de vista la inestabilidad del Congreso. Una situación que, pese al mensaje tranquilizador de Pedro Sánchez, fue el gran responsable de la caí- da bursátil de ayer.